Carlos Sainz tenía prohibido luchar con Charles Leclerc en Abu Dabi

Cuando la temporada 2022 de Fórmula 1 aterrizó en Abi Dabi, la principal batalla que todavía estaba en juego era el subcampeonato de pilotos. Charles Leclerc y Sergio Pérez afrontaron la última cita del calendario empatados a puntos, de modo que ese resultado final iba a decantar la balanza a favor de uno u otro. Ya desde la prueba anterior, en Brasil, tanto Ferrari como Red Bull jugaron sus cartas para beneficiar a sus respectivos pilotos, aunque la polémica no tardó en saltar.

Max Verstappen, ya proclamado bicampeón mundial, no dejó pasar a su compañero de equipo antes de cruzar por última vez la línea de meta en Interlagos, un hecho duramente criticado por Pérez, quien manifestó que el holandés atesora dos títulos gracias a él. Finalmente, esos puntos que el mexicano no acumuló resultaron ser decisivos, ya que la medalla de plata recaló en Leclerc por tan solo tres unidades de ventaja.

El monegasco fue segundo en Abu Dabi, mientras que el de Red Bull ocupó el tercer lugar del podio tras una intensa pugna entre ambos contendientes. No cabe duda de que la labor de Carlos Sainz fue decisiva, pues ayudó a su compañero de garaje con admirable disciplina. Una vez concluida la carrera en Abu Dabi, el madrileño señaló que desde Ferrari le prohibieron luchar contra Leclerc, lo que, según sus propias palabras, fue una orden lógica por sus dispares situaciones en el campeonato:

"Creo que hemos trabajado como un equipo. Tuve instrucciones claras y estrictas sobre cómo debía ser mi comportamiento sobre la pista. En ningún momento debía perjudicar a Charles. Realmente me alegro por él, ya que se merece ese subcampeonato. Ha sido muy fuerte durante todo el año. Yo tuve que adaptarme al monoplaza y cambiar mi estilo de conducción para tratar de acercarme a su nivel. Le doy la enhorabuena por su impresionante conducción", comentó Sainz.

Ferrari se despidió de 2022 con 4 triunfos, muchos menos de los que debería haber obtenido si nos fijamos en la máquina con la que contaban, especialmente cuando arrancó la campaña. El inicio de curso de Sainz no fue el ideal, marcado por la mala fortuna y errores propios. Posteriormente, a medida que se sucedían las carreras, las inexplicables debacles estratégicas y los frecuentes problemas de fiabilidad fueron lastres demasiado pesados con los que lidiar. Los de Maranello deberán recapacitar si quieren aspirar al título en 2023.

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Suscríbase a
Notificarle
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios