El equipo Red Bull gozó de un año 2022 que rozó la perfección. Lograron ganar 17 de las 22 carreras disputadas y poner en pista un coche que, si se puede describir de una sola forma, esta sería la de un monoplaza totalmente equilibrado. Junto a un dominante Max Verstappen, y un mejorado Sergio Pérez, el equipo austríaco reclamó un nuevo título de constructores después de 8 largos años bajo la hegemonía del equipo Mercedes. El futuro solo parece depender de los de las bebidas energéticas.

¿Cómo llegó Red Bull al inicio de la temporada?

A decir verdades, Red Bull mostró casi nada en la pretemporada. Cuando quiso apretar, marcaba los mejores tiempos con Max Verstappen, pero se dedicaron a probar cosas del coche que no saltaban mucho a la vista del espectador. En ese momento, quien sí denotaba su presencia era Ferrari, equipo que se mostraba superior al resto. Red Bull fue cauteloso, no aceleró de más y nos dejó un poco de incógnita de cara al inicio de la temporada 2022 en Baréin.

¿Cómo le ha ido el 2022 a Red Bull?

Si hay algún punto bajo de Red Bull en la temporada 2022 es el inicio. En la primera carrera en Baréin, sus dos coches abandonaron por problemas de fiabilidad, lo que hizo saltar las alarmas internamente. Ferrari se imponía ante toda la parrilla con un 1-2 en el comienzo y todo parecía indicar que la buena temporada 2021 de Red Bull había sido pasajera. Max Verstappen respondería en Arabia Saudí ganándole en pista a Charles Leclerc que, en teoría, tenía el coche más rápido. Pero el campeón del mundo tendría que retirarse nuevamente en Australia por fallos mecánicos y ver cómo Leclerc se escapaba en el campeonato con otra victoria.

Sin embargo, desde Imola, el equipo Red Bull no volvió a cometer fallos, todo lo contrario a Ferrari. Los austriacos ganaron seis carreras consecutivas hasta la victoria de Carlos Sainz en Gran Bretaña. Red Bull había encontrado el balance perfecto en su coche, el cual, como suele decirse, parecía "ir sobre raíles". Podían dejar algunas décimas en las clasificaciones de los sábados, pero su ritmo de carrera era muy superior al de Ferrari, y ni qué decir si se compara con el resto de la parrilla. Luego de la contundente victoria de Charles Leclerc en Austria, circuito históricamente dominado por los austríacos, Red Bull se anotaría una racha de 9 victorias en total.

De esas 9 victorias, 8 fueron conseguidas por el campeón vigente, Max Verstappen, quien logró dar el batacazo final en el Gran Premio de Japón, coronándose nuevamente en la categoría y de forma anticipada. El magnífico Red Bull se fusionó con el increíble nivel de manejo del neerlandés que ya es bicampeón del mundo. Si es cierto que algunas complicaciones les llegaron al final de la temporada como es el caso de la polémica interna por las órdenes de equipo en el Gran Premio de Brasil.

En la penúltima cita del calendario, Max Verstappen desobedeció la orden de ceder la posición a Sergio Pérez, pues el mexicano peleaba el subcampeonato del mundo. Tras la desobediencia del neerlandés, el equipo Red Bull tuvo que luchar por la paz entre sus pilotos. En dicha carrera, el coche no mostró un ritmo competitivo y George Russell, piloto de Mercedes, conquistó su primera victoria en Fórmula 1. Red Bull volvería a ganar Abu Dabi y Sergio Pérez no lograría la segunda posición en el mundial de pilotos.

¿Qué le espera en 2023 a Red Bull?

Velocidad, victorias, seguro. Sin embargo, hay que tener en cuenta algo muy importante: la sanción de tiempo en el túnel de viento por pasarse los límites presupuestarios en 2021 impuesta por la FIA. Este castigo reducirá un 10% del tiempo que tienen para hacer pruebas aerodinámicas. Parece poco, pero en la práctica no lo es tanto. Por ello, se considera que Red Bull va a poder pelear la primera posición, pero no de la forma tan aplastante, dominante y exagerada con la que llegó a hacerlo en algunas, por no decir muchas, carreras del calendario de la máxima categoría. A priori, la temporada 2023 sería muy competitiva y dependerá de los pilotos del equipo austriaco defender la corona.

La nota de Pitlane Motor

Un solido 9 para Red Bull. ¿Se ha considerado el 10? Pues claro que sí, ya que han hecho una temporada casi perfecta, pero por eso mismo, no fue del todo perfecta. Fallaron en las primeras carreras con 3 abandonos en 3 fechas y tuvieron ciertos problemas con las ordenes de equipo en una o más citas del calendario. A pesar de todo, esos percances no fueron suficientes para frenarlos e impedirles conquistar su primer título de constructores desde el año 2013.

Además, Max Verstappen consiguió su segundo título mundial consecutivo aprovechando la velocidad del poderoso RB18. Una temporada que podría considerarse incluso "tranquila" para los austriacos. Lo cierto es que acabaron como la hegemonía del equipo Mercedes, un dominio que había "condenado" de cierta forma a la Fórmula 1, pero que sí que podría repetir el equipo Red Bull si es que el próximo año logran superar los efectos de la sanción impuesta por la FIA.

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Suscríbase a
Notificarle
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios