OPINIÓN | Vencedores y vencidos del Gran Premio de Brasil 2022

George Russell

Al fin, el británico logró lo que llevaba mucho tiempo mereciendo. La primera victoria de su trayectoria en la Fórmula 1 ha sido fruto de su incansable trabajo y resplandeciente talento. Sin duda, el colofón soñado para una temporada inmaculada, sorprendente, en la que ha sido consistentemente mejor que su compañero de garaje, todo un siete veces campeón del mundo. George Russell ya es una estrella consolidada, un piloto especial que afronta un futuro brillante y prometedor.

Este solo es el comienzo de la trepidante aventura que protagonizará durante los próximos años, en los que, si dispone de la tan necesaria fortuna, peleará por el título mundial. Desde luego, tiene todo lo necesario para saborear la gloria. Con el permiso de Max Verstappen, George ha sido el piloto del año.

Mercedes

Los de Brackley vencen por primera vez en este 2022, una hazaña que se acercaba según iba avanzando la temporada. La primera posición de Russell supone un enorme premio para la marca de la estrella, un acto de justicia por la tenacidad y sangre fría que han demostrado. Cuando comenzó el año y vieron que su máquina no funcionaba, no cundió el pánico, no se resignaron a dar la temporada por perdida, sino que continuaron trabajando de forma incansable. Horas y horas de esfuerzo a fin de paliar los defectos del coche y reducir la brecha respecto a Ferrari y Red Bull.

Ahora, con el mundial llegando a su conclusión, pueden decir que han dado en la diana y despedirse de un año complicado con un sabor de boca dulce. ¿Alguien duda que el año que viene volverán al lugar que les corresponde?

Fernando Alonso

Una de las desventajas cuando no cuentas con un monoplaza ganador, es que tus gestas al volante no parecen tan heroicas. Que se lo digan a Fernando Alonso, que lleva todo un año regalando momentos sublimes y exhibiendo ráfagas de genialidad, pero a los mandos de un mediocre Alpine. En Brasil el asturiano tuvo un fin de semana tormentoso, plagado de incidentes y polémicas con su compañero de equipo, Esteban Ocon. Ambos mantuvieron una acalorada pugna en la carrera sprint del sábado que se saldó con un toque.

El domingo todo indicaba que Alonso solo podría aspirar a sumar un pequeño botín de puntos, pues partía desde el decimoséptimo lugar. Sin embargo, siempre hay que confiar en la mentalidad guerrera del ovetense y, por supuesto, en sus mágicas manos. Fernando fue quinto gracias a un ritmo impresionante y a su agresividad a la hora de adelantar, proporcionando una nueva clase de conducción en un escenario, el de Brasil, donde vivió algunos de los momentos más especiales de su vida.

Red Bull

Nadie esperaba que estallase la guerra dentro de una estructura aparentemente feliz y apacible. La tormenta se desató al final de la carrera, instante en el que Pérez pidió por la radio que Verstappen le dejase pasar por el bien del mundial. No hay que olvidar que el mexicano se juega el subcampeonato con Leclerc y Russell y que, ahora mismo, es la única batalla que Red Bull tiene abierta. Sin embargo, de manera inexplicable, Max no cedió su posición, por lo que Pérez explotó: "Ha demostrado quién es realmente. No entiendo sus razones. Si tiene dos títulos, es gracias a mí", dijo al finalizar la prueba.

Por su parte, el campeón del mundo contraatacó sin sobresaltarse: "No le he dejado pasar por algunas cosas que ocurrieron previamente. Si en Abu Dabi necesita los puntos, lo ayudaré". Personalmente, creo que el gesto de Max deja mucho que desear. Pérez, desde que llegó a Red Bull, ha sido el escudero perfecto, una pieza importante en las conquistas del holandés. Además, el mexicano siempre ha hecho gala del espíritu de equipo y compañerismo del que Verstappen careció en Brasil. Por una vez que le piden arrimar el hombro, este se niega. La voracidad y egoísmo de los campeones no tiene límites. Por algo están en lo más alto.

Ferrari

Los italianos no ejecutan bien los grandes premios. Realmente cuesta entender los motivos, las causas por las que erran una y otra vez en varias de las áreas indispensables, pero, sobre todo, en la estrategia. En la clasificación del viernes Leclerc fue el único que montó los neumáticos intermedios mientras el resto efectuaban sus vueltas rápidas con los de seco. Un lastre inadmisible y un nuevo error para la colección. Por supuesto que en Maranello tienen más preocupaciones, como por ejemplo el rendimiento de su máquina, que se diluye como un azucarillo en un vaso de agua.

Faltando una cita para la conclusión de la temporada, Mercedes está a 19 puntos, y eso que el potencial de ambos monoplazas ha estado a años luz. Si los alemanes terminan imponiéndose, será un fiel reflejo del despropósito de año que han cuajado los italianos.

Lewis Hamilton

Puede parecer duro colocar al heptacampeón en la categoría de vencidos, habida cuenta de la buena prueba que realizó y el doblete de Mercedes. No obstante, Hamilton, casi seguro, se fue a dormir con remordimientos, pensando en qué podría haber ocurrido si en la primera vuelta no hubiese pecado de agresivo con Verstappen. Y es que la culpa del incidente, en mayor medida, le corresponde al británico, que no dejó ni un metro de espacio al holanes, con el consiguiente toque entre los dos viejos rivales. Es cierto que el de Mercedes lució una velocidad imponente, a la par de la de Russell, pero su objetivo, por encima de todo, era la victoria.

A un competidor nato como él le duele ver que es su compañero quien sube a lo más alto del podio. Si no gana en Abu Dabi será su primera temporada en la que no se proclama vencedor en ninguna carrera.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Suscríbase a
Notificarle
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios