La última oportunidad: Así fue el camino de Felipe Drugovich, campeón de la F2

La Formula 2 ya ha coronado a su campeón de la temporada 2022. A falta de una cita para el final, que se disputará en Abu Dabi a mediados de noviembre, Felipe Drugovich se ha asegurado su lugar en los libros de la historia como un campeón de la F2. Pero, exactamente, ¿cuáles son los méritos que ha hecho el piloto brasileño para estar en lo más alto de la antesala a la F1? Para empezar, el nacido en Maringa no es un novato, ya que este es su tercer año en la categoría.

No tiene un mal palmarés en categorías de promoción. En 2017, fue tercero en la F4 alemana y ganó la MRF Formula 2000 en su campaña 17/18. Al año siguiente, en 2018, ganó la Euroformula Open y la F3 española, llegando a la F3 con Carlin en 2019. Sin embargo, a partir de ahí, la cosa fue decayendo, ya que no sumó podios allí y subió en 2020 a la F2 con MP. La escudería neerlandesa no estaba en su mejor momento y el carioca poco pudo hacer, aunque consiguió tres victorias, una pole y cuatro podios y fue noveno.

En 2021, se unió a Uni-Virtuosi, dónde fue octavo en el campeonato, con solo cuatro podios. Entonces, este año se presentaba como la última oportunidad para él si quería subir a la F1. Un todo o nada. Volvía a MP para sacarlo del fondo y llevarlos a la cima. En un año dónde no parecía que ningún rookie destacara, él empezó despacio, pero seguro, siendo quinto y sexto en Sakhir. No obstante, dio el golpe encima de la mesa en Yeda, dónde quedó tercero en la carrera sprint y ganó la carrera del domingo. A partir de ahí, la cosa iba a mejor. Buenos resultados en Imola le hicieron no confiarse.

Y llegó Barcelona, el punto de inflexión. En España, mostró que era el mejor ganando las dos carreras, algo que nadie hizo en el resto del año. Posteriormente, en Mónaco, aunque se retiró en la sprint, ganó la principal por las calles de Montecarlo. En las siguientes carreras, simplemente trató de ser más regular. Y es que eso es lo que le ha diferenciado de los Pourchaire, Sargeant, Iwasa, Doohan, Verschoor, etc: ha sido el más regular. Quinto y tercero en Bakú, quinto y cuarto en Silverstone, cuarto y undécimo en Spielberg, tercero y cuarto en Francia y cuarto y noveno en Budapest.

Mientras, sus perseguidores ganaban, sumaban podios, pero fallaban más que él, lo que le daba una brecha importante y cómoda. Al salir de Hungría, parecía que las cosas se apretaban con Theo Pourchaire. No obstante, todo era un espejismo. Después del parón, todo cambió y el de MP sólo tuvo que ser cuarto y segundo en Spa y décimo en la sprint y ganar la principal en Zandvoort. Por su lado, Pourchaire se desinfló en estas dos oportunidades, dejando bola de partido para Monza. Sin ni siquiera terminar la carrera al sprint, en Italia, siendo su segundo abandono, Drugovich pudo alzar a Brasil en lo más alto después de mucho tiempo.

De hecho, aún puede convertirse en uno de los campeones de la F2 y sus antecesores (GP2, F3000, etc) más dominantes de la historia. La distancia ahora mismo con Theo son de 75 puntos, más que Leclerc en 2017, más que Russell en 2018, más que Piastri en 2021. Por lo tanto, el carioca puede hacer aún más historia.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.