Contra todos en busca del sueño: Así fue el camino de Víctor Martins, campeón de la F3

La Formula 3 ha puesto punto y final a su temporada 2022 en el Autodromo Internazionale di Monza. Sin lugar a dudas, ha sido una de las campañas más apretadas de la historia de la categoría, pues siete pilotos han llegado hasta el final con opciones al título. Al final, sólo ha habido un hombre que ha quedado con el campeonato y ese ha sido Víctor Martins. El francés, sin embargo, no ha tenido un camino fácil. Debutó en 2016 en monoplazas y en 2017, fue segundo en la F4 francesa.

Posteriormente, en 2018, saltó a la Formula Renault, dónde en 2019 fue segundo con MP y en 2020 con ART ganó el título. Así es cómo llegó a la Formula 3 de la mano del equipo MP Motorsport, dónde consiguió una victoria en Zandvoort y seis podios, quedando quinto en el campeonato. No obstante, el título de Piastri ese año en F2 puso en presión a todos en la Alpine Academy. No conseguir el título el segundo año significaría decir adiós al sueño para Martins.

2022 empezó bastante bien para él, pues aunque abandonó en la sprint en Baréin, ganó la principal en Sakhir. Luego, en Imola, fue segundo en la sprint, mientras que fue noveno en la principal. En esos momentos, lo más fuertes parecían ser Roman Stanek y Jak Crawford, con él no muy lejos. Sin embargo, las cosas cambiaron. En España, volvió a hacer lo mismo que en Baréin, retirada en la sprint y ganador en la principal. Fue segundo y séptimo en Silverstone, octavo y segundo en Spielberg y sexto y décimo en Budapest.

Mientras, las rivales iban cambiando. Arthur Leclerc se despertaba y era cada vez más constante, con Hadjar siendo mejor y ganando varias carreras, también haciendo muy buenos resultados. Otro que también acechaba era Oliver Bearman, el que más podios y buenos resultados hizo en este intervalo de tiempo, poniendo el campeonato apretado. Todo estaba muy igualado y las cosas no terminaban de cuajar para el francés. Quedaban tres rondas y el campeonato se emparejaba más y más, con cuatro pilotos luchando por él.

Spa no fue el mejor fin de semana para el de ART, dónde no sumó ningún punto y Hadjar se puso en cabeza. No obstante, él mantuvo la cabeza fría y siguió con "su" plan. En Zandvoort, se recuperó, siendo séptimo y segundo, con Hadjar fallando y los dos Trident de Stanek y Zane Maloney siendo nuevos rivales. Todo llegaba para el desenlace final en Monza. Siete aspirantes, un título. Martins golpeó la mesa, haciendo una gran qualy, siendo cuarto, de los mejores hablando de los aspirantes. Llegó la carrera al sprint y todo se puso negro, ya que tuvo un pequeño contacto con Leclerc, algo que le hizo perder posición.

Se salvó, fue décimo. Todo se decidía el domingo, era cuarto en parrilla, no tenía que fallar. Salió bien, se puso tercero. Aprovechó el caos de ese día para subir y se puso líder mientras que el resto se atacaban. Sin embargo, tuvo que sufrir por el ritmo. No obstante, los accidentes siguieron y la carrera se acabó bajo bandera roja, aunque con intensidad, pues sufrió una sanción de cinco segundos. Eso hizo sufrir al francés. Estuvo pendiente en las pantallas de su equipo. Quería ver la clasificación, ver si era campeón. Se mostró la clasificación, era cuarto. El pit walk estallaba de alegría, era el campeón.

"He estado esperando este momento durante todo el año y no puedo estar más contento con ello", reconoció después en rueda de prensa. Ahora, ¿qué será de él? Lo más probable es que suba a la F2, aunque hay una posibilidad de verlo en Alpine en F1, quién sabe. Pase lo que pase, una cosa está clara: hay un nuevo campeón en la F3. Larga vida al campeón Víctor Martins.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.