La escabechina de Alpine a Webber y Piastri. ¿Cómo fue exactamente el “caso Piastri”?

Hace algunos días, Oscar Piastri fue anunciado como nuevo piloto de McLaren para 2023. Esto, sin embargo, lleva generando un conflicto entre la escudería británica y Alpine, dónde el australiano estaba ligado desde 2020. Además, con ellos, ya había probado un F1 y había logrado el título de la F2 y la F3. Pero, exactamente, ¿cómo se gestó esta “supuesta traición”? ¿Fue exactamente una traición? Según el portal Motorsport, el conflicto giraba entorno a un acuerdo que marcaba la pauta del contrato de Piastri con Alpine.

Este documento lo recibieron tanto Piastri como su manager, Mark Webber, el 15 de noviembre de 2021. En ese momento, tanto equipo como piloto y manager, acordaron que en 2022 Oscar sería reserva y en 2023/2024 sería titular. Este acuerdo tuvo una carta hecha por el mismísimo CEO de Alpine F1, Laurent Rossi, prometiendo que lo harían efectivo "con vistas a ejercerlo como muy tarde 10 días hábiles después de recibirlo". No obstante, eso nunca sucedió, generando una frustración tremenda tanto por parte del piloto como del equipo.

Saltando a finales de febrero, cuando se presentó el A522, Alpine le prometió que se resolviera lo antes posible. Su manager pidió tener un contrato firmado el 1 de marzo para que se pudiera hacer oficial antes del GP de Baréin. Sin embargo, lo que recibió dos días más tarde (aún cuando le habían prometido que el contrato estaría ese mismo día) fue un borrador de contrato de piloto de reserva, alegando que los detalles para ser titular en 2023/2024 los tendrían más tarde. Por desgracia, esos detalles nunca llegaron, alegando retrasos causados por su papel como reserva en McLaren.

Al final, como Alpine estaba obligada a presentar una solicitud de superlicencia para permitir correr a Piastri, se llegó al acuerdo para ser piloto reserva, con expectativas de llegar a un acuerdo posterior. Aunque nunca se llegó a firmar nada y se decidió enviar el acuerdo al que llegaron en noviembre. El 19 de marzo, los australianos recibieron una propuesta para firmar por cuatro años. Sin embargo, la intención de los franceses era que durante, al menos 2023 y posiblemente 2024 en función de lo que hiciera Alonso, los corriera en Williams.

Luego, a partir de 2025, correría oficialmente en Alpine. Esto fue el último clavo en el ataúd para la marcha del australiano. De esta manera, Webber y Piastri decidieron negociar desde ese momento con McLaren. Las conversaciones avanzaron y en mayo le dijeron a Ricciardo que estaban buscando otras opciones para ese asiento. El 4 de junio se firmó ese preacuerdo entre Piastri y los de Woking. No obstante, ese acuerdo estaba sujeto a la decisión del 3, aunque la primera opción para los ingleses en caso de sustituir al de Perth sería Piastri.

Esto no estaba bajo el conocimiento de Alpine, pero sí por parte del resto de partes implicadas. Así, el 4 de julio, el contrato final se firmó, aunque sujeto a si iba a ser o no como titular. Nueve días después, Daniel Ricciardo publicó un post en Instagram asegurando su continuidad, sin ser nada relevante para el futuro de Piastri. Con lo que ambas partes no contaban era con el anuncio del fichaje de Fernando Alonso por Aston Martín. A partir de entonces y después del anuncio de Alpine de que Piastri sería su piloto en 2023 y con su posterior negación, el asunto se hizo público.

El 14 de agosto, Otmar Szafnauer dijo que tomarían acciones legales contra Piastri. La cosa se estancaría hasta el 24 de agosto, cuando McLaren anunció la salida de Ricciardo. Eso sí, esta salida se produjo de mutuo acuerdo, por lo que el equipo de Woking no tendrían que pagar una cantidad tan grande. El 2 de septiembre la Junta de Reconocimiento de Contratos reconoció el contrato de Piastri con McLaren. El motivo reside en ese acuerdo con Alpine no estaba sujeto a contrato y que no era válido, mientras que el de McLaren sí lo estaba. El jefe de Alpine, Otmar Szafnauer, quién no estaba en el equipo cuando empezó este lío, no quiere echarle la culpa a nadie sobre este asunto.

"Ese no es mi estilo. Lo correcto es echar un vistazo a lo que pasó, entender dónde estuvieron los fallos y solucionarlos para el futuro", declaró el rumano. Por su parte, el jefe de McLaren, Andreas Seidl, comentó que el lío que se generó y los comentarios que hubo no fueron justos. "Me sorprendieron algunos de los comentarios que leí, también de personas que no tenían un conocimiento detallado de lo que estaba sucediendo. Creo que algunos de estos comentarios eran también inapropiados, no eran justos y no respetaban lo que estaba sucediendo", dijo el germano.

Además, el ingeniero alemán aclaró que, si él no fuera el protagonista, no comentaría nada. "Si me veo en una situación así, si sólo conozco lo que ocurre desde un lado, intento mantenerme alejado de hacer comentarios al respecto. Y creo que también es importante mencionar esto para proteger a Oscar", fueron las palabras de Andreas Seidl.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.