OPINIÓN | Vencedores y vencidos del Gran Premio de los Países Bajos 2022

Max Verstappen

Segunda victoria consecutiva en su casa y cuarta seguida en este 2022. No hay quien pare a Max, que se dirige con paso firme hacia el campeonato mundial. El holandés recorre un camino sin obstáculos que le impidan desplegar su genialidad al volante, y su Red Bull no presenta puntos flacos. La pregunta ya no es si se alzará con la corona, sino cuándo lo hará. Pole, vuelta rápida y triunfo para culminar un fin de semana perfecto, deleitando, una vez más, a sus fieles seguidores. La marea naranja crece a la misma velocidad que la leyenda de un Verstappen que está escribiendo los libros de historia.

Mercedes

Jugaron sus cartas con valentía y ambición. La marca de la estrella ya no se conforma con derrochar regularidad y un constante progreso. Ahora, tiene el punto de mira en la victoria, un logro que cada vez parece más cercano. Los de Brackley poseen un monoplaza equiparable al Ferrari y, además, gozan de un equipo de estrategia infinitamente más eficaz. Lo demostraron en Holanda, apostando por efectuar una única parada para poner trabas a la superioridad de Red Bull. Todo marchaba según los planes hasta que un Safety Car los arruinó en las últimas vueltas.

Respecto a los pilotos, cara y cruz. George Russell segundo y Lewis Hamilton cuarto, este último perjudicado por los neumáticos usados con los que lidió en los giros finales al no haberlos cambiado. Eso sí, el heptacampeón acarició el triunfo.

Fernando Alonso

"Ayer no hubiésemos imaginado este resultado". Con estas declaraciones definió el asturiano su Gran Premio. Finalizó sexto tras partir desde el decimotercer lugar y completar una remontada a la altura de sus mejores hazañas. En esta ocasión todo funcionó sin pifias por parte de Alpine. De hecho, dieron en la diana gracias a una estrategia arriesgada, introduciendo el neumático duro en los primeros compases de la prueba. Tampoco se puede obviar el alentador rendimiento de un monoplaza que se codea con la zona noble de la clase intermedia de la parrilla.

Alonso puntúa por décima carrera consecutiva y, poco a poco, va poniendo las cosas en su sitio. Hay que continuar por esta espiral de optimismo y buenas actuaciones hasta el final de temporada.

Ferrari

Es difícil hablar de Ferrari sin hacer leña del árbol caído. En Holanda se repitieron errores del pasado que ya son la tónica habitual de una escudería en caída libre. Se vieron vencidos, no solamente por el inalcanzable rendimiento de Red Bull, sino también por la audaz estrategia de Mercedes. Los alemanes les están adelantando por la derecha en todos los sentidos. El objetivo en Maranello ha dejado de ser el título de constructores, pues el segundo puesto que atesoran en estos momentos se ve claramente amenazado. Mercedes está a tan solo treinta puntos. Si todo se desarrolla según lo visto en las carreras recientes, es cuestión de tiempo que las flechas plateadas se impongan a la inoperancia roja.

Carlos Sainz

Carrera insípida la del madrileño, quien mostró un ritmo notablemente inferior al de su compañero de equipo, Charles Leclerc. Por supuesto, no todos sus males fueron culpa suya. No podía faltar el desastroso cambio de neumáticos que padeció. Perdió más de doce segundos que posteriormente fueron insalvables. Una de las ruedas no estaba preparada en el momento que debía ser cambiada. Por si esto fuera poco, en la siguiente parada Sainz fue penalizado por reingresar a la calle de boxes entorpeciendo la marcha de Fernando Alonso. Cinco segundos de castigo que lo relegaron hasta el octavo lugar. Una prueba para olvidar, aunque habrá que quedarse con la alentadora clasificación que cuajó, en la que se quedó a menos de una décima de Max Verstappen.

Lewis Hamilton

Pocas veces se ha visto al heptacampeón tan enfurecido por la radio. Es difícil determinar si tenía razón o fue su frustración la que hablaba. Lo cierto es que resulta aventurado discutir la estrategia de Mercedes, ya que hicieron lo que tenían que hacer para intentar ganar. Quizás arriesgaron más de la cuenta con Lewis, que no cambió sus neumáticos tras el Safety Car mientras el resto de sus rivales sí lo hizo. Pudo degustar el olor del triunfo pese a que finalmente se evaporó. En las últimas vueltas perdió el liderato y también el podio. Seguro que los próximos días ve la situación de otra manera. Hamilton siente que se aproxima la victoria y, en consecuencia, su voracidad aumenta a pasos agigantados.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.