Sainz y Leclerc desvelan cómo fue su primera visita a Maranello

Carlos Sainz y Charles Leclerc forman una de las parejas de pilotos más fuertes de la Fórmula 1. El español y el monegasco coincidieron por primera vez el año pasado en la histórica escudería Ferrari, demostrando hacer un gran tándem. Ahora, ambos están separados por apenas 22 puntos en el mundial, liderado por un imparable Max Vertappen. Para Sainz es su segunda temporada en la Scuderia, mientras que Leclerc suma ya su cuarto año al frente del monoplaza rojo.

Una historia que comenzó hace muchos años, cuando un joven Charles visitó la fábrica de Maranello con apenas 11 años. Ambos son la portada de la revista GQ, y en ella desgranan cómo fue su primera visita a las instalaciones de Ferrari. En el caso del piloto monegasco, explica, no le dejaron pasar. "Me quedé sentado en el aparcamiento durante dos horas intentando imaginarme cómo era por dentro. Fantaseé con una especie de Charlie y la fábrica de chocolate, con Umpalumpas moviéndose de aquí para allá".

Una visita que no fue tal, después de ser invitado por un amigo de la familia que trabajaba entonces para Ferrari. Mientras, Carlos Sainz revela que entró "por la puerta de atrás". El motivo, que todavía tenía contrato con su anterior equipo (McLaren) y éste debía terminar. "Se suponía que tenía que esperar a que expirara mi contrato con otro equipo. Pero resulta que entré por la puerta de atrás", asegura en la revista. Por otro lado, explican el impacto de la serie de Netflix, Drive To Survive.

"Te reconoce más gente por la calle. También hay más patrocinadores, más eventos, más fotos. Ahora hay más autógrafos, más riesgo de distracción". Para Sainz, el hecho de pilotar para Ferrari es motivo de orgullo, pues se considera un afortunado. Si en algun momento está cansado o triste, busca algún lugar aislado de Maranello y se repite una y otra vez lo mismo. "Joder. Soy piloto de Ferrari. Estoy en Maranello. Hoy voy a pilotar con un simulador. Voy a poner a prueba el bólido. Y muy pronto voy a salir al circuito".

El temor de la madre de Leclerc

Vivir a 300 kilómetros por hora es algo a lo que los pilotos están acostumbrados, aunque para la familia siempre sea un motivo de preocupación. En el caso de Leclerc, es su madre la que más lo sufre. "No hay nada que pueda decirle para que se sienta mejor. Tampoco le voy a decir que tendré cuidado porque no sería cierto. Siempre doy lo mejor que tengo, lo que haga falta. Ella sabe que es un deporte peligroso, pero cuando me monto en el coche soy feliz de verdad".

En la entrevista, Leclerc desvela uno de los consejos que le dio su padre durante sus primeros pases en el deporte del motor. Porque, explica Charles, "cuando tienes siete años y ganas dos carreras seguidas, crees que eres imbatible". Por eso, su padre le recomendó mantener la humildad "incluso en los mejores momentos, pero especialmente cuando te sientas imbatible".

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.