Cuando Fernando Alonso pudo pilotar de verde... en 2002

La noticia del fichaje de Fernando Alonso por Aston Martín ha sorprendido a la mayoría de aficionados de la F1. Las opciones del piloto asturiano parecía que estaban en renovarse y quedarse con Alpine, pero al final no ha sido así y el bicampeón del mundo competirá con la escudería de Lawrence Stroll en 2023. Sin embargo, como muchos pueden pensar, no es la primera vez que el asturiano se viste de verde en un monoplaza de Formula 1.

Para ver esta historia, nos tenemos que remontar hacia los inicios del 14, en 2002. Tras un buen primer año en 2001 pilotando con la peor escudería de la parrilla, Minardi, el asturiano llamó la atención de muchos equipos de la parrilla. En esos instantes, el ovetense ya era piloto oficial de Renault, aunque no competía, pues los franceses tenían a Trulli y Button como sus pilotos. Es por eso que, en principio, Fernando no tenía hueco en la F1 y así acabó siendo. Durante ese año, se especulaba mucho sobre qué pasaría con el asturiano.

Finalmente, el por aquel entonces piloto de 21 años pudo hacerse un hueco con la escudería del rombo. Esto fue gracias a que Renault echó a Jenson Button y el inglés se fue a BAR. Pero, ¿pudo ser la historia diferente? La respuesta es sí. Y es que, durante 2002, en su rol de piloto de pruebas, pudo pilotar varias veces un monoplaza de la máxima categoría del automovilismo. Durante el GP de Mónaco, Jaguar anunció que el español disputaría unos test en mayo en el circuito de Silverstone. Estas pruebas formaban parte de tres días de entrenamientos colectivos de varios equipos, con la intención de buscar a futuros pilotos.

Por ello, el equipo dirigido por el experimentado Niki Lauda le dio la oportunidad al español. El asturiano hizo lo que mejor sabe hacer: no defraudar. Completó un total de 57 vueltas con el Jaguar R3 en condiciones bastante complejas, marcando un crono de 1:22:784. Lo destacable viene cuando los pilotos oficiales de aquella temporada, Pedro de la Rosa y el subcampeón de 1999, Eddie Irvine, hicieron un crono de 1:22:8 y 1:23:1, respectivamente. Es decir, Alonso superó a ambos en una y tres décimas, respectivamente.

Esto hizo aumentar si cabe el interés de la escudería de la marca que era propiedad de Ford en el asturiano. Así lo comentó el mismísimo Lauda en aquella época, catalogándolo como una de las promesas más valoradas de la época. "Es uno de los mejores nuevos talentos de la Fórmula 1", fueron las palabras del excampeón austríaco. ¿Se imaginan cuánto hubiese cambiado la historia si Alonso acababa en Jaguar? Ahora, tendremos la oportunidad de verle vestido de verde... pero de Aston Martín.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.