Alexander Rossi se reencuentra con la victoria tres años después. Alex Palou 10º

La IndyCar no se ha tomado ningún descanso y llegaba al circuito rutero de Indianápolis donde Felix Rosenqvist partía desde la Pole, la segunda para el sueco esta campaña. Josef Newgarden clasificó quinto después de obtener el apto de los médicos para competir este fin de semana mientras que, Alex Palou no lograba pasar al Fast6 clasificándose en la séptima posición. La carrera comenzaba con un trompo de Patricio O'Ward que le relegaba a la última posición, haciendo que la carrera se le pusiera muy cuesta arriba.

Por su parte, su compañero de equipo Felix Rosenqvist mantenía la primera posición, ante los ataques de Alexander Rossi y de Josef Newgarden que alargó la frenada en la primera curva para ponerse tercero. A su vez, Alex Palou se encontró de frente a O'Ward y tuvo que optar por irse por la hierba haciéndole perder una posición para ser octavo. Después de una buena salida, Newgarden recibía una sanción de dos posiciones por ganar ventaja por fuera de pista.

Posiciones que cedería mientras la carrera estaba bajo bandera amarilla por un trompo de Dalton Kellet. Se cumplía la vuelta número 11 y ya se producían las primeras paradas en boxes para los pilotos, excepto los de cabeza que seguían en pista. Por otro lado, Palou marchaba noveno cuando realizó su parada, por lo que iba a una estrategia cambiada con la cabeza de carrera. Con los pilotos de cabeza habiendo pasado por boxes, Will Power tomaba la batuta del liderato de carrera.

O'Ward subió como la espuma hasta el segundo puesto, tras comenzar la carrera con un trompo en la curva 2. Aunque Colton Herta venía rápido con neumático blando más fresco, por lo que alcanzaría a los líderes rápidamente. En la vuelta 37 se producía una "ansiada" bandera amarilla por los pilotos de cabeza, para así, realizar un nuevo paso por boxes y que Herta se mantuviera líder. Christian Lundgaard marchaba segundo con opciones de luchar por la victoria, pero antes tendría que quitarse del medio a un Alexander Rossi que estaba liderando con un ritmo competitivo tras los problemas mecánicos de Herta.

La carrera consumía sus últimas vueltas, cuando los pilotos volvían a pasar por la calle de boxes para efectuar la última parada de la carrera. Alexander Rossi por su parte no tuvo una buena parada, pero mantendría la cabeza de carrera con una ventaja de dos segundos con Lungaard. En cuanto a Palou, se encontraba en la décima posición atacando a Rosenqvist.

Pues bien y tras todo esto, el californiano Alexander Rossi se hizo con la victoria 47 carreras después de que lo hiciera en Road América en 2019. Un sorprendente Christian Lundgaard concluyó en la segunda posición, seguido de Will Power que ahora es el nuevo líder de la IndyCar mientras que Alex Palou finalizó en décimo lugar complicándose cada vez mas el triunfo en este año.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.