La adorable abuela que enterneció el paddock de F1

La Fórmula 1 es un deporte de interés mundial que cada año gana más aficionados, principalmente jóvenes. Sin embargo, a pesar del crecimiento, también conserva aficionados de antaño, como es el caso de Doña Marília, mujer de 87 años quien fue protagonista el pasado Gran Premio de Austria. Doña Marília, señora portuguesa y fan de la Fórmula 1 desde hace muchos años, viajó al Gran Premio de Austria para cumplir uno de sus más grandes sueños gracias a la televisión portuguesa Sport TV.

No obstante, Doña Marília no viajó sola, la acompañó su nieta Maria Craveiro, desde Oporto hasta Spielberg para poderla acompañar a su visita por primera vez en un paddock de Fórmula 1. Lo que más le hacía ilusión a Doña Marília era estar con Lewis Hamilton, con quien compartió un tierno momento mientras visitaba el motorhome de Mercedes acompañada de su nieta. Ambas mostraron su emoción al finalizar el encuentro con el piloto inglés y a su vez confesaron que le desearon la mejor de las suertes para que le fuera bien, en agradecimiento el equipo le obsequió 2 gorras de la escudería.

Sin embargo, Hamilton no fue el único dichoso en el paddock, ya que las dos mujeres también aprovecharon para encontrarse con otro campeón del mundo, Fernando Alonso, con quien también intercambiaron unas palabras. "¿Todo bien?", se oía preguntar a Doña Marília al asturiano, quien contestó con un perfecto portugués “sí”, y quien aprovechó ese momento para agradecerle el ir a verle. Pero eso no fue todo, la sería de 87 años se unió al equipo Alpine para vivir su sueño a través de su garage. 

"Marília tiene 87 años y se ha unido a nosotros para este fin de semana y vivir su sueño de visitar el paddock de la Fórmula 1", se leía en las redes sociales del equipo francés, dicho mensaje estaba acompañado de fotografías con su nieta, quienes estaban muy atentas a todo lo que pasaba en la pista. Doña Marília a sus 87 años de edad vivió el sueño que tiene desde hace muchos años cuando empezó a ver el deporte en 1958 y quien comentó que alguien que estaría feliz de verla ahí sería su padre.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.