OPINIÓN | George Russell, el fiable "diamante" de Mercedes

No era fácil llenar el hueco de Valtteri Bottas al lado de Lewis Hamilton. De hecho, aunque el heptacampeón llevaba tres años compartiendo box con el finlandés, muchos grandes pilotos de Fórmula 1 han "intentado" trabajar codo con codo con Hamilton (como es el caso de Fernando Alonso o Nico Rosberg, dos ex-campeones). Claro, teniendo en cuenta que el británico es la joya de la corona de la escudería, estaba entre difícil e imposible tener una mejor temporada que Lewis porque las órdenes de equipo siempre caen en su lado de la pista.

Era evidente lo que se esperaba del joven George Russell. Cabeza gacha, resultados buenos (un poquito más mediocres que los de Hamilton) y perfil bajo, es decir, ceder la posición al ojito derecho de Mercedes cuando te lo digan por radio y conformarte con el segundo puesto. Y quién sabe, si no hubieran entrado en vigor las nuevas regulaciones esta temporada, igual hubiera sido así, pero vino el gran mazazo de Mercedes: por primera vez en ocho años, el coche no era el mejor de la parrilla. Es más, ni siquiera estaba entre las tres primeras escuderías. El W13, completa y absolutamente fuera de toda expectativa.

El pronóstico de temporada: borrasca en territorio plateado

Ya pintaba mal la cosa en la pretemporada. Los de la flecha gris alemana salieron a pista las dos semanas de pruebas con un coche que apuntaba a maneras porque, sorpresa, fueron un paso más allá en cuanto a la aerodinámica del coche y redujeron los pontones. Es más, los rebajaron tanto que hasta la FIA tuvo que revisar que siguieran cumpliendo con el reglamento. Ahí hicieron saltar las alarmas de todas las escuderías: si Mercedes, indiscutible líder de constructores desde hace casi una década, ha rebajado tanto los laterales del coche, ¿han dado con la clave para dominar las nuevas regulaciones?

En cuanto se apagó el semáforo en la primera carrera del año, empezó la pesadilla en el box de Toto Wolff. Sí, Lewis Hamilton terminó dentro del podio con el doble abandono de Red Bull por el fallo en el sistema de combustible, pero no tenían ritmo suficiente para hacer cara a los austriacos, que habían sido su rival directo en la reñida temporada 2021. Y Ferrari, que llevaba años desaparecida, se acababa de convertir en contendiente directo para el mundial con un Charles Leclerc imbatible. Pero bueno, con veinte carreras por delante y con margen de mejora, un doblete en el tercer y cuarto puesto no estaba nada mal, ¿no?

Hasta que llegó Arabia Saudí. Por primera vez en muchísimo tiempo, el siete veces campeón del mundo, único piloto que ha acumulado tantos títulos en la categoría reina junto al inimitable Michael Schumacher, se quedó a las puertas de la Q2 en la clasificación. El W13, indomesticable para el británico, que consiguió salvar el desastre en la carrera y entrar dentro de puntos por muy poco. Pasó en una carrera de subirse al podio a cerrar el reparto en el circuito de Yeda. El gran Lewis Hamilton, 10º.

Esa ha sido la historia de Mercedes desde que empezó el mundial. Un campeonato de luces y muchas sombras, con el recuerdo de un título que rozaron con la yema de los dedos desvaneciéndose en el circuito de Imola, cuando Hamilton se convirtió en un doblado para Max Verstappen, su contendiente directo en 2021. Un 13º puesto para un piloto que, por primera vez desde hace años, no ha conseguido salir desde la primera fila de la parrilla ni una sola vez a bordo del W13.

El faro en la tormenta: Míster Consistencia

Y, en medio de todo el temporal, con un coche que se escapaba a todas las expectativas después de años dejando atrás a todos sus rivales, apareció el novato de la escudería para salvar el día. Si había alguna duda de la capacidad de George Russell como piloto, a pesar de que se las apañó el año pasado para ganar una carrera al volante de un Williams, el británico la ha disipado carrera a carrera. Con un Lewis Hamilton peleándose con la falta de ritmo del W13 y con el famoso y temido porpoising, que ha sufrido más acusadamente Mercedes que las demás escuderías.

Russell ha sido el único piloto de toda la parrilla de Fórmula 1 que ha terminado todas las carreras en el top 5. Así se ha ganado el título que le ha concedido la propia F1 en las redes sociales, Mr. Consistency, o Míster Consistencia: ¿mal circuito para Mercedes? No pasa nada, Russell se las apañaba para hacer una remontada digna de manual y terminar, una vez más, en el top 5. Así fue en Emilia-Romaña, ¿no? Salía 11º después de haberse quedado fuera de la Q3 y terminó la carrera oliendo el podio: 4ª posición. Y es la única clasificación en la que no ha entrado en la Q3.

Solo hay una carrera en la que el británico no ha conseguido mantener la racha, y fue en Silverstone. Russell terminó en medio del espeluznante accidente de Guanyu Zhou junto con Alexander Albon. El británico corrió al auxilio del piloto chino, que se quedó bocabajo en medio de un coche destrozado entre la barrera y la valla. Pero no pudo retomar la carrera, aunque la bandera roja duró bastante y el único problema aparente que tenía el W13 era un pinchazo. Un solo abandono en lo que va de temporada y, por desgracia para el joven novato de Mercedes, tuvo que ser en casa.

Pero Míster Consistencia ha seguido con la racha. Vuelta a pista después del accidente en Austria y se las ha apañado para una 4ª posición, aunque, como dijo después, no le pareció suficiente. Con un nuevo podio para Lewis Hamilton (tres consecutivos), parece que Mercedes vuelve a estar en forma. Quizás no para pelar por victorias, pero sí para reafirmarse como tercera escudería de la parrilla. Habrá que esperar para ver qué hace el dúo británico en Francia, pero una cosa está clara: George Russell no está con Mercedes para agachar la cabeza.

George Russell
Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.