Guanyu Zhou: "El primer impacto fue mucho más fuerte que los que se comprueban en los test de la FIA"

El GP que se disputaba en Silverstone hace algunas semanas fue uno de los más competitivos de los últimos años, pero también dejó uno de los accidentes más fuertes que se han vivido en la Fórmula 1. En la primera curva del circuito británico, inmediatamente después de la salida, el coche de Guanyu Zhou tuvo un contacto con el de George Russell y cayó bocabajo antes de deslizarse por toda la escapada de la curva, sobrepasando la barrera al golpearla a toda velocidad. El famoso halo salvó la vida del piloto chino, al que Russell intentó asistir, pero no pudo llegar hasta donde él estaba.

Zhou y Alex Albon, cuyo monoplaza también se vio involucrado en el accidente, fueron trasladados al centro médico antes de que les declararan fuera de peligro. Pues bien, el piloto chino de Alfa Romeo ha hablaba sobre el accidente y, en base a su experiencia, los test de impacto de la FIA se quedan un poco cortos en cuanto a la fiabilidad del vehículo en caso de accidente. "El primer golpe, al aterrizar después de darse la vuelta el coche, todavía lo están analizando los miembros del equipo, pero creo que fue mucho más fuerte que los que se comprueban en los test de la FIA", ha explicado Zhou.

"Obviamente, después de la vuelta del coche, lo primero que intenté hacer fue soltarme del volante", ha contado el joven piloto. "Porque nunca se sabe, puedes romperte la muñeca con mucha facilidad en un golpe así. Mientras me deslizaba por el suelo, sabía que iba a enfrentarme a un golpe muy fuerte, porque el coche no se estaba deteniendo. Intenté encogerme para quedarme en la posición más segura posible y esperé el último impacto. [...] Una vez se detuvo el coche, no sabía donde estaba porque estaba bocabajo".

"Lo siguiente que sentí fue un goteo. No estaba seguro de si era de mi cuerpo o del coche, así que intenté apagar el motor, que todavía seguía encendido. Sabía que, si empezaba un incendio, me iba a costar salir. [...] No sé qué pasó ni quién me golpeó, porque estaba intentando ir recto cerca de la línea blanca antes de la primera curva y, de repente, ocurrió el accidente". Antes de que los oficiales de pista le sacaran del coche, Zhou les indicó con señas que estaba bien. Después, le sacaron del coche. "El comisario estaba intentando hablar conmigo. Quería asegurarse de que estaba consciente y de que todo estaba bien, saber si recordaba qué había pasado".

"Y lo recordaba, estaba bien", ha continuado Zhou. "Tuve que deslizarme un poco para poder salir, tener al menos mis piernas en lo alto del asiento. Pudieron sacarme del coche. No me di cuenta de que estaba entre las barreras. Pensaba que iba a estar al lado, pero estaba justo entre la primera barrera y la valla. No sé cómo sobreviví", ha contado. "Pero, pensándolo después, creo que es obvio que el halo me salvó". Pero para el compañero de Bottas lo más frustrante fue la vuelta a casa. "Me quedé atascado por tráfico en la M1, ¡me equivoqué de carretera! Salí a las cinco y llegué a casa a las nueve".

"Fue un día muy, muy largo", ha explicado. "Lo único que quería era llegar a casa y relajarme porque estaba lleno de polvo, había muchísima tierra después del impacto. Solo quería llegar a casa, darme una ducha y relajarme. No me afectó ver el accidente, sentí que era capaz de digerirlo. Obviamente, hay veces en las que necesitas apoyo psicológico para hacer algo, pero esta vez no sentí que me hiciera falta".

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.