OPINIÓN | Mick Schumacher brilla con luz propia

Si antes de llegar a Silverstone se hubiese hecho una encuesta sobre quién estaba siendo el piloto más flojo de la temporada, Mick Schumacher hubiese estado entre los principales seleccionados. El año pasado, su temporada de debut, la pasó sin pena ni gloria. La meta era amoldarse a la categoría y evolucionar como piloto, sin exigencias demasiado elevadas ni retos importantes. Además, su compañero de equipo, Nikita Mazepin, no brillaba por su talento.

No era un rival que plantara cara a Schumacher, de forma que la supremacía del alemán en Haas no acaparó muchos titulares. En 2022 el desafío ha duplicado su intensidad, por varias razones. La primera, el monoplaza de la escudería estadounidense luce una competitividad inaudita, por lo que se esperan resultados a la altura. Ya no vale finalizar las carreras sin errores, no es suficiente demostrar pequeñas pinceladas de buen hacer al volante. Hay que rendir. El otro reto de Mick se encuentra al lado de su garaje.

Kevin Magnussen regresó a la Fórmula 1 al inicio de la temporada sin nada que perder y con una motivación renovada. El danés está en un estado de forma reseñable, y a su innata velocidad se le une una experiencia de la que carece el hijo del heptacampeón mundial. La presión de Magnussen se hizo notar en las primeras pruebas del año. Sendos accidentes en Arabia Saudí y Mónaco minaron la confianza de un Schumacher perdido, sin respuestas, que no lograba ponerse al nivel de su compañero, constantemente más rápido y, también, más maduro, relajado y confiado en sus posibilidades. Al aterrizar en Gran Bretaña los números eran alarmantes.

El alemán de Haas era el único piloto de toda la parrilla, junto a Nicholas Latifi, que no había obtenido ni un solo punto a lo largo de 2022. Un cero en su casillero que dolía demasiado y mostraba, incontestablemente, las carencias de un piloto que debía hacerlo mejor si quería labrarse un futuro en el gran circo. Llegaron entonces los puntos. Un octavo puesto que representó una botella de agua en el desierto, un remanso de paz para apaciguar la tempestad. Mick se quitó un peso de los hombros y en Austria podía volar más libre, tanto que parecía un piloto diferente.

En el Red Bull Ring asistimos a una versión del alemán que desconocíamos. En la carrera al sprint ya protagonizó una preciosa batalla frente a Lewis Hamilton, donde se defendió de los ataques del heptacampeón con uñas y dientes, sin sentirse intimidado, sacando los codos con dureza y solidez. Lo ocurrido el sábado fue solo un aperitivo para la exhibición que llegaría el domingo, el plato fuerte del fin de semana. Otra actuación fulgurante, en la que supo extraer cada caballo del motor de su Haas, aprovechó cada milímetro del trazado austriaco y, gracias a su sexto puesto, completó el mejor Gran Premio de su vida en la Fórmula 1.

A partir de ahora solo queda explorar sus propios límites, alejarse de los fallos y centrarse en desatar las habilidades que tiene. Porque, no lo olvidemos, Mick está en la Fórmula 1, no por su apellido, o no únicamente por él, sino porque se proclamó vendedor en las categorías previas, incluida la Fórmula 2. Hizo los deberes que se le asignaron para convertirse en el segundo Schumacher en pisar la categoría reina. Sabemos que el negocio no entiende de apellidos, por muy ilustres que sean. Schumacher no tiene, ni mucho menos, su presencia asegurada en los años venideros. Deberá ganarse su asiento a base de actuaciones como la del domingo.

Está por ver si la puede repetir o si únicamente fue un espejismo. Sin embargo, personalmente, hay una sensación que me entristece. La de que, por muy bueno que llegue a ser, nunca será como su padre, y eso es algo que todos tenemos que acepar, empezando por él. La sombra de Michael es demasiado alargada, pero tiene un hijo, Mick, que pese a que no sea uno de los elegidos, puede tener una trayectoria digna y de la que debe enorgullecerse. Comienza a brillar con luz propia.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.