OPINIÓN | El éxito más allá de la Formula 1: Alexander Wurz

A lo largo de la historia, ha habido muchos nombres en la máxima categoría del automovilismo. Algunos han llegado a destacar y ser grandes campeones, como lo han sido Fangio, Stewart, Hill, Lauda, Hunt, Prost, Senna, Schumacher, Alonso, Hamilton o Vettel, entre muchos otros. Sin embargo, hay otros pilotos que han pasado por la categoría sin llegar a hacer mucho ruido. Aún así, sus carreras no han sido decepcionantes porque han llegado a destacar en otras disciplinas, como la resistencia. Este es el caso de Alexander Wurz.

Su carrera en la F1

El piloto austríaco llegó a la Formula 1 en la temporada 1997 tras destacar en Resistencia. Además, ganó la Formula Ford Alemana en 1992, la Copa Austríaca de F3 en 1993 y ser segundo en la F3 alemana. Llegó a la estructura de Benetton en la temporada 1997 para sustituir a Gerhard Berger en tres carreras. En las dos primeras (Canadá y Francia) se retiró, pero en Gran Bretaña se anotó con sus primeros puntos. Esos primeros puntos vinieron en forma de podio, ya que fue tercero, por detrás de su compañero Jean Alesi y del ganador y campeón de aquel año, el canadiense Jacques Villenueve.

Con la buena impresión dada en la temporada anterior, 1998 fue su primer año completo con la estructura de Flavio Briatore. Junto a él, aquel año estuvo el ya curtido Giancarlo Fisichella. Y la cosa estuvo bastante igualada en el campeonato, ya que Wurz quedó por delante de "Fisico" por solo un punto. Sin embargo, el austríaco fue más regular que el italiano. No obstante, Giancarlo sumó dos podios, mientras que Wurz no tuvo la oportunidad de tocar el champán. Al año siguiente, la diferencia fue más grande que el año pasado en una Benetton que estaba cayendo sin frenos hasta su compra en el 2000 por Renault.

Mientras que el italiano pudo sumar 13 puntos, quedando dentro del top 10, incluyendo una segunda posición en Canadá, nuestro protagonista sólo entró en los puntos en dos ocasiones (España y en su casa, Austria). Acabó el año décimo tercero, con 3 puntos. La temporada 2000 fue la última de Wurz en Benetton y fue incluso peor en cuanto a resultados con respecto a Fisichella. El italiano hizo un buen papel, quedando sexto en el campeonato, sumando tres podios (segundo en Brasil y tercero en Mónaco y Canadá). Por su parte, Wurz sólo consiguió puntuar en Bélgica con una quinta posición en Italia.

Esto le impidió poder conseguir un asiento titular para 2001, pasando a ser piloto de pruebas de McLaren los próximos cinco años. Eso sí, hizo una aparición para correr en el GP de San Marino de 2005 en sustitución de Juan Pablo Montoya y dio la sorpresa. Y es que el austríaco sumó su segundo podio en la F1, quedando por delante del dúo Alonso-Schumacher, quienes se batallaron la victoria hasta la última curva, saliendo ganador el asturiano. En 2006, fichó como piloto de pruebas de Williams y en 2007 volvió a ser titular, compitiendo en todas las carreras menos la última, en Brasil, que fue reemplazado por Kazuki Nakajima.

Alexander Wurz

Durante esta campaña que, por cierto, sería su última como piloto oficial, consiguió su tercer y último podio. Este fue en el GP de Canadá, con una tercera posición, por detrás de Nick Heidfeld y un joven Lewis Hamilton (sí, esta fue su primera victoria en la F1). A parte de esa tercera posición, sólo puntuó en Mónaco (séptimo) y en Nürburgring (cuarto). Estos malos resultados intermedios no le pudieron garantizar el asiento en 2008. En la temporada 2008, fue piloto de pruebas de Honda.

Allí vivió toda la transformación de Honda a Brawn GP y el éxito del equipo de Ross Brawn. Con la compra de Mercedes en la temporada 2010, Wurz fue despedido como piloto de pruebas del equipo, dejando la F1 para no volver como piloto.

Su carrera más allá de la F1

Aquí se viene lo interesante. Y es que la carrera de Wurz se destaca por lo que hizo más allá de la F1. Sobre todo, destaca por lo que hizo en la resistencia. Antes de arribar a la máxima categoría, concretamente en 1996, ganó sus primeras 24 horas de Le Mans en la categoría LMP1 con el equipo Joest Racing. Con él, la ganaron el alemán Manuel Reuter y el americano Davy Jones. Justo acabando su ciclo de F1, concretamente en la temporada 2009, ganó su segundas 24h de LeMans con Peugeot.

Estuvieron conduciendo con él el australiano David Brabham (hijo de Jack Brabham) y un español, Marc Gené. No solo eso, sino que también ha logrado victorias y podios importantes en la misma categoría. Por ejemplo, ha ganado dos veces las 6 horas de Fuji (2012 y 2013), las 6 horas de Baréin de 2014, las 6 horas de Sao Paulo 2012 y las 6 horas de Shanghái 2012. Los resultados en la temporada 2012 fueron tan buenos que le permitieron a su Toyota ser tercero en el campeonato.

¿Merecía más en la F1?

Ahora la pregunta es clara: ¿Merecía Alexander Wurz más en la F1? La respuesta es bastante subjetiva. Por mi parte, creo que no. Al fin y al cabo, en su paso por la F1 ha podido competir en algunos coches bastante competitivos. Por ejemplo, Benetton era un equipo de la zona media entre 1998 y el 2000 y Wurz casi nunca llegó a puntuar en 1999 y en el 2000. Luego, cuando regresó en 2007 a competir completamente, considero que no tenía la capacidad de estar en F1.

Aún así, algo que se puede ver con sus resultados era que no tenía mucha regularidad. El mejor ejemplo de eso está en sus tres primeras carreras (dos abandonos y un podio). Su mejor temporada fue 1998, dónde abandonó en cuatro carreras y no puntuó en otras seis. Luego, en 2005, volvió para una carrera, consiguiendo un podio. Posteriormente, en 2007, logró un podio, se retiró en cuatro carreras y no puntuó en nueve carreras.

En resumen, Alexander Wurz no era un piloto destinado a grandes cosas en la F1. Sí es cierto que merecía un paso en la F1 (sobre todo, cuando las categorías de promoción no valían tanto y se miraba más si tenías logros en Le Mans o IndyCar), pero no podríamos destacarle como un gran piloto en la máxima categoría. La cosa cambia cuando hablamos en resistencia, pues es un doble ganador en Le Mans. Por lo tanto, Wurz es un ejemplo bastante claro de que no siempre se triunfa dentro de la F1.

Alexander Wurz

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.