Mercedes llega a Canadá con la esperanza de acabar con el porpoising

La Fórmula 1 vuelve al circuito Gilles Villeneuve tras dos años de ausencia. La pandemia provocó que el mítico trazado canadiense desapareciese de nuestras vidas, pero su espectáculo volverá en este fin de semana del 17 al 19 de junio, y llegará rodeado en la polémica del porpoising. Mercedes se ha mostrado como la principal presión a la FIA por este asunto, ya que exigen cambios inmediatos en todos los coches para minimizar su efecto, algo que se hará tras el último comunicado de la FIA.

El último Gran Premio allí tuvo como grandes protagonistas al equipo Mercedes y a Ferrari, especialmente con sus pilotos Lewis Hamilton y Sebastian Vettel. Su batalla se convirtió en una de las grandes polémicas de la temporada 2019, ya que el alemán recibió una sanción de 5 segundos que le hizo perder la carrera en detrimento del heptacampeón del mundo. Vettel se salía de pista en la curva 4 y se reincorporaba estrangulando contra el muro a Hamilton para no perder posición. Sebastian no estuvo de acuerdo con la decisión y lo dejó bien claro al finalizar la carrera con una imagen para el recuerdo, cambiando los carteles de primera y segunda posición.

El jefe de Mercedes, Toto Wolff, analizaba el desempeño del equipo en la pasada carrera de Bakú: "Fue un fin de semana complicado para nosotros, sobre todo por los problemas de porpoising, pero aprovechamos al máximo las oportunidades que se nos presentaron y salimos de Azerbaiyán con una sólida colección de puntos. Nos hemos beneficiado de la mala suerte de otros, pero la fiabilidad es un factor importante en la Fórmula 1". Y es que esa está siendo la principal baza de Mercedes: su fiabilidad.

El equipo está consiguiendo buenos puntos de manera constante (especialmente con George Russell), y están asentados cómodamente en la tercera posición del campeonato de constructores. "Después de no haber estado en Montreal desde 2019, todos estamos emocionados por volver. Es una ciudad maravillosa y los aficionados canadienses son muy apasionados de la F1. La pista es un desafío único, con chicanes separadas por largas rectas. Estamos deseando ver lo que nos depara el fin de semana y esperamos poder dar un paso adelante".

Se espera un fin de semana caluroso y con lluvias en Montreal , lo cuál dificultará la gestión de neumáticos. Además, las largas rectas y los baches del circuito invitan a pensar que el efecto del porpoising será muy grande también este fin de semana, por lo que Mercedes deberá tomar decisiones para tener el mayor rendimiento reduciendo el rebote, ya que la salud de los pilotos está en juego.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.