La FIA interviene para acabar con el efecto rebote

La FIA ha decidido intervenir con respecto al porpoising debido a los problemas de salud que les ha causado a varios pilotos, siendo el caso de Lewis Hamilton el más sonado. Desde hace tiempo son bastantes los equipos que se han quejado de los problemas que estaba causando el porpoising tanto en sus pilotos como en el monoplaza. En el último Gran Premio, Lewis Hamilton salió del coche a regañadientes con aparente gesto de dolor y una mano en la lumbar.

Tras estos acontecimientos saltaron las alarmas y la FIA ha entrado de lleno en el tema. Por ello, tras revisarlo detalladamente y consultarlo con médicos especialistas, han decidido intervenir para reducir el porposing todo lo posible. Para ello, la FIA ha sacado un comunicado animando a los equipos a aportar soluciones conjuntas para ayudarse entre todos. En dicho comunicado ya han aportado dos medidas que servirán para mejorar este problema. La primera de ellas trata de realizar un examen detallado tanto del diseño de las planchas y patines, como de su desgaste.

La segunda medida trata de una operación matemática basada en la aceleración vertical y que aún está siendo revisada por la FIA. Los equipos ya han sido informados de todo esto previamente y aquellos que sufran del efecto rebote podrán hacer las modificaciones necesarias en los entrenamientos libres 1 y 2. Si no se solucionara el problema, en la tercera sesión de entrenamientos libres debería levantar 10 milímetros la altura de suspensión. De no hacer esto, el equipo sería descalificado.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.