Tras 2 años sin público en el Circuit de Barcelona-Catalunya, por fin volvían los aficionados al trazado. Se notaban las ganas y la pasión por la Fórmula 1 ya desde el jueves. Pese a ello, la organización fue un completo desastre pues se vieron superados. La desorganización empezó el jueves con la falta de información proporcionada a los asistentes al pit walk, quienes estaban esperando a sus pilotos favoritos. Finalmente solo Carlos Sainz salió a firmar y de casualidad.

Por no hablar de los atascos que provocó el circuito. Hubo gente que se pasó más de 3 horas de caravana en un trayecto de 30 minutos. Además, al llegar allí, algunos accesos estaban cerrados, tanto para entrar como para salir. Esto creó colas totalmente desorbitadas que hicieron perder tiempo a los asistentes al Gran Premio. Otro tema que brilló por su ausencia fue la falta de vigilancia que hubo sobretodo en zonas de Pelouse, lo que despertó la incomodidad de la gente en Tribunas, pues por regla general, no había problema para colarse y ver el espectáculo desde allí.

Desde semanas atrás, el Circuit de Barcelona-Catalunya señalaba insistentemente la necesidad de ser cuidadosos con el medio ambiente. Aún así, el fin de semana del evento se podían ver bolsas de basura a rebosar, además de todo tipo de residuos en cualquier sitio del circuito e incluso, en los alrededores de este. En cuanto a los puestos repartidos por todo el circuito, no eran suficientes en cuanto a la proporción de gente que había.

Colas enormes para comprar una botella de agua, que además era muy cara (3,50€ una pequeña). Por no decir que a veces ni había hielo para acompañar a los refrescos, que de por si estaban calientes. Todo ello provocó serios golpes de calor, pues la mayoría de estos puestos estaban situados a pleno sol. Algo que también descontentó a los asistentes fue el solapamiento de actos, pues el momento de ir a la zona fan, pues allí aparecerían 5 minutos los pilotos de cada equipo, coincidía con la carrera de Fórmula 3, por lo que daba bastante rabia tener que elegir a dónde ir.

Opiniones de los asistentes al GP de España de F1

Por último, desde Pitlane Motor, hemos querido preguntar que fue lo peor del Gran Premio de F1 de España a todo aquel que pudo asistir. Estas han sido algunas de sus respuestas:

  • "No había sombra, no había agua, las colas para comprar refrescos eran eternas y al sol, precios desorbitados para el tamaño del agua. Desorganización total del parking, a las personas que pagamos 30€ por tener parking no nos pidieron la entrada hasta el domingo y solo se la tuvimos que enseñar para ver qué parking era. Muy mala organización por parte de los Mossos de Escuadra para controlar el trafico dejando a “niños” controlarlo mientras ellos estaban de brazos cruzados en la sombra."
  • "El calor fue infernal, estaría bien que reformaran las zonas de pelouse como la hierba para que sea más cómodo sentarse".
  • "En resumen, pese a que yo no tuve problemas con el parking y suministros debido a que ya me preparé consecuentemente, creo que la organización se vio sobrepasada por demasiada afluencia".
  • "Lo peor fue el calor que hacia y los pocos medios que te daba el circuito para solucionarlo".
  • "El calor, la mala organización para entrar en la zona (en mi caso del Carlos Sainz, mucha aglomeración y muy lento)."

En conclusión, el Gran Premio de España de Fórmula 1 fue un evento sobrepasado por la cantidad de afluencia, lo que llevó a una terrible desorganización que esperemos que se solucione de cara a años venideros.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.