OPINIÓN | El trabajo de las pilotos de las W Series fuera de pista

El calendario del campeonato femenino tiene pausas muy largas entre Grandes Premios. Desde la victoria de Jamie Chadwick en Barcelona, las pilotos están de parón hasta principios de julio, donde volverán a subirse al monoplaza en Silverstone, casa de la actual campeona y de varias competidoras más de la parrilla. Dos paradas más en julio (Francia y Hungría) y un nuevo parón de un mes hasta aterrizar en Japón, Austin y el doblete de México en octubre, donde terminan el campeonato.

Así que, a grandes rasgos, el campeonato femenino dura tres meses, si nos ponemos estrictos (al menos, el de este año). Obviando entrenamientos y pre-temporada, las chicas están en competición en mayo, julio y octubre. Y claro, ya podríamos empezar con los típicos comentarios de "claro, es que no es tan exigente como las otras categorías", pero ¿por qué es tan corto el calendario en realidad? Porque las de las W Series no están corriendo por salarios que superan el medio millón de euros anuales.

No es un trabajo a tiempo completo, de hecho, el acceso a la competición femenina es gratuito: no tienen que pagar por asiento en una de las escuderías. ¿Y qué hace la mayoría de la gente cuando no tiene un trabajo a tiempo completo? Compatibilizarlo.

A tiempo parcial: ¿dónde están cuando no compiten?

Empiezo por Jamie Chadwick. 24 años, graduada en Química, Geografía y Ciencia del Deporte. Fue la primera mujer en ganar el Campeonato de GT británico y una carrera de la BRDC British Fórmula 3, además del Campeonato MR Challenge. La piloto tiene la vista enfocada en el deporte de motor, por lo que espera que un tercer mundial en la W Series con Jenner Racing la propulse a nivel internacional para participar en otras competiciones.

El caso de las tres españolas es bastante parecido. Marta García, piloto de CortDAO, 21 años y compatibilizando las W Series con la universidad, donde está estudiando un grado en Comunicación y Relaciones Públicas. Ha ganado varias competiciones profesionales de karting, incluyendo la carrera más antigua y famosa del mundillo que ya ganaron en su momento Lewis Hamilton y Sebastian Vettel. Belén García, de 22 años, piloto de Quantfury con la tercera española, hace malabares entre la W Series y un grado en Ingeniería.

La neoyorquina Chloe Chambers, única americana de la parrilla y compañera de Chadwick en Jenner Racing, está todavía en el instituto (17 añitos, una de las más jóvenes junto con Bianca Bustamante y Juju Noda), pero su intención es entrar a la universidad este otoño tras graduarse. Y Bianca, la filipina de 17 años de la W Academy, está tan focalizada en sus estudios como en el mundo del deporte del motor, estudiando en la Universidad de Santo Tomás Angelicum.

Las W Series, el trampolín a ligas mayores

Todas son conscientes de la suerte que tienen de poder estar compitiendo aquí. Al fin y al cabo, por desgracia, no existen muchas oportunidades para una mujer a día de hoy de poder subirse a un monoplaza y competir en una categoría grande. El hecho de que se creara las W Series en 2019 le ha dado a todas estas chicas la posibilidad de demostrar lo que valen y poder seguir avanzando en sus sueños y carreras, algo que antes era impensable.

De hecho, Abbi Pulling ya ha metido un poco el pie en la Fórmula 1 de la mano de Alpine, pero, personalmente, se me queda corto. Sería impresionante poder verlas hacer más, que pudieran hacer de su afición su trabajo a tiempo completo, pero sigue habiendo techos. Quizás la temporada de las W Series el año que viene tenga más peso, o un calendario más extenso. Pero lo que de verdad me gustaría es ver a Jamie Chadwick, o a cualquiera de las españolas, a Pulling y a todas las que se dejan la piel los fines de semana de GP vestir con los colores de una escudería de la Fórmula 1.

Un duelo entre británicos con Chadwick-Hamilton, o que una mujer estuviera metida en la batalla por el título mundial como Leclerc, Verstappen y Pérez esta temporada. Y no creo que sea tan difícil, porque en MotoGP ya han dado el paso y hay una mujer en la parrilla de Moto3. Así que ojalá tengan razón las pilotos y sea el trampolín que necesitan para poder, un día, levantar el trofeo de campeonas mundiales de la categoría reina, porque sería un hito histórico impresionante que serviría de impulso para el resto de mujeres en el mundo que pelean por sus sueños contra todo pronóstico.

W Series
Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.