Max Verstappen, abierto a cambiar sus colores por los de Ferrari o Mercedes de cara a 2028

El piloto holandés tiene un contrato estratosférico con la escudería austriaca: va a ser piloto de Red Bull hasta, por lo menos, 2028, lo que implica que va a estar mínimo 12 años en el monoplaza que le llevó a su primer mundial (desde que se puso por primera vez el mono en 2016). El contrato sacudió la estrategia de fichajes de la F1, donde los contratos suelen ser de una o dos temporadas, a excepción del de Ferrari con Charles Leclerc, que cubría cinco años, y unos pocos más.

Para entrar en contexto, un pequeño repaso de los contratos que hay actualmente en la parrilla. Checo Pérez, Fernando Alonso, Yuki Tsunoda, Sebastian Vettel, Lance Stroll, Guanyu Zhou, Mick Schumacher, Alex Albon y Nicolas Latifi terminan su contrato con sus respectivas escuderías a finales de temporada. Y, de cara a 2023, terminan el siete veces campeón Lewis Hamilton, Daniel Ricciardo y Pierre Gasly. Los únicos que tienen un contrato a más de dos años vista a día de hoy son Esteban Ocon (hasta 2024), el dúo de Ferrari de Charles Leclerc y Carlos Sainz (también 2024), Lando Norris (2025), Valtteri Bottas (otro para 2024) y el propio Max Verstappen.

El piloto nacido en Países Bajos duplica los contratos de cualquiera de sus compañeros (aunque Russell y Magnussen también tienen un contrato multianual, pero no tan extenso). Pero el joven piloto de 24 años no descarta irse de Red Bull una vez finalizado el contrato. "No tengo motivos para irme porque me llevo bien con el equipo y somos competitivos", dijo en una entrevista a la web motorsport.com. "Por supuesto, cuando expire mi contrato, solo tendré 31 años y tendré la oportunidad de decidir si quiero seguir o no. [...] Podría contemplar opciones como Ferrari o Mercedes".

Por supuesto, en teoría va a estar hasta 2028 con la escudería líder en el campeonato de constructores este año, y parece poco probable que vaya a irse antes de esa fecha. Y este año está haciendo gala de una solidez increíble en pista, con muy pocos errores en las batallas con Charles Leclerc. "Cada piloto es diferente", explicó Verstappen. "Nos diferenciamos en cómo defendemos y cómo atacamos, por eso hay que abordar a cada rival de una forma distinta".

Y es verdad que no hay ni punto de comparación entre sus peleas con el joven monegasco y con Hamilton el año pasado, que dejaron varios incidentes de carrera y polémicas aún activas a día de hoy.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.