Will Power, líder del campeonato, llega confiado a la Indy500

El que fuera ganador de la Indy 500 en 2018 afronta con 41 años la carrera en una gran posición desde la que luchar por la victoria como tapado. Tanto él como sus compañero de equipo Newgarden y McLaughlin tienen todo el potencial detrás de Penske y Chevrolet para pelear la carrera a la armada de Honda. Power es consciente de que tras lo sucedido el año pasado, donde finalizó 30º, es fácilmente mejorable, y apela a su experiencia para llevar adelante una carrera en la que se maneja como pez en el agua.

"Salimos en una posición mucho mejor que el año pasado. El coche se siente bien. La temperatura va a ser la ideal, así que estoy preparado. La estrategia pasa por no tomar demasiados riesgos y una vez en carrera buscar el camino a la victoria. Tengo mucha experiencia, pero eso no me hace estar relajado. Puedes tener una puesta a punto perfecta, pero en un segundo todo puede venirse abajo. Estaremos listos para lo que suceda, es imposible predecir lo que pasará".

Power llega a Indianápolis como líder del campeonato, y sin haberse bajado en ninguna carrera de lo que llevamos de año del top 5. Pero la Indy 500 es una carrera totalmente distinta y el australiano se siente fuerte y relajado de cara al domingo. Partiendo desde la 4º línea espera llegar alto y seguir ampliando la ventaja que tiene al frente de la tabla.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.