La Formula 1 llega este fin de semana al Principado de Mónaco, una de las míticas carreras del campeonato se celebra este fin de semana y la emoción está por las nubes. Sin embargo, el futuro del Gran Premio ha sido discutido durante los últimos tiempos. Y es que su presencia en el calendario para la próxima temporada estaba en duda. Muchos apuntaban a que el dinero podría ser clave pero sin embargo, otros se alegraban de que la F1 no volviera a pisar el Principado.

Pocos adelantamientos y poca emoción tiene mucho que ver en la opinión contraria de los fans. Y eso es cierto. En los últimos años, la mayoría de los ganadores han salido de los dos o tres primeros puestos. De por sí, la mayoría de las carreras no han sido tan emocionantes y la clasificación ha sido siempre lo más interesante. No obstante, las cosas han cambiado. Y es que las nuevas reglamentaciones permiten los adelantamientos de manera más sencilla. Por lo tanto, la carrera de este año posiblemente supere en número de cambios de posición a las de años anteriores.

Aparte de este punto ya comentado, ¿por qué habría que quitar Mónaco? Sinceramente, es uno de los circuitos más esperados por la categoría y uno de los más bonitos estéticamente hablando. Las calles estrechas, las pocas rectas del circuito y lo revirado y técnico que es lo convierten en un circuito único, de los que no se encuentran muchos hoy en día en la máxima categoría. Muchos pilotos han corrido en Montecarlo y muchos campeones del mundo han ganado en este circuito.

Por nombrar a algunos, están Ayrton Senna, Juan Manuel Fangio, Graham Hill, Jackie Stewart, Niki Lauda, Alain Prost, Michael Schumacher, Lewis Hamilton o Fernando Alonso. No solo es eso, sino que es tan especial y complicado ganar esta carrera como ganar el mismo campeonato del mundo de Formula 1. Forma parte de la Triple Corona, junto a las 500 Millas de Indianápolis y las 24 Horas de Le Mans. Además, hay que añadir la historia de este circuito.

Junto con Spa-Francorchamps, Silverstone y Monza, son los únicos cuatro circuitos que se han mantenido desde la temporada inaugural, en 1950. Sin embargo, a diferencia de los otros tres circuitos, este trazado tiene una conexión especial con el campeonato. Esto llega hasta tal punto que Mónaco se ha convertido en sinónimo de Formula 1. En cuanto a las carreras, es cierto que en los últimos años tampoco ha ofrecido grandes carreras, las cuales han sido bastante aburridas. No obstante, hay algunos ejemplos que dicen lo contrarios.

Por ejemplo, en el año 2015, cuando salió el coche de seguridad y Hamilton perdió por un fallo de calculo ante Rosberg. O en 2016, cuando le quitaron la victoria a Ricciardo con una mala parada. En 2018, el mismo piloto australiano se redimió en una carrera en la que terminó con problemas en su unidad de potencia. También hay que destacar 2019, cuando Hamilton y Verstappen pudieron dar un aperitivo de lo que pasaría dos años después.

Por eso y por muchas cosas más, Mónaco siempre será un circuito especial para la Formula 1. Su historia, su ambiente y el trazado dan mucho de que hablar, además de que, si la climatología o la fortuna de los accidentes acompaña, el Gran Premio de Montecarlo siempre dará un gran espectáculo. Y esperemos que siga dando espectáculo por muchos años más.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.