OPINIÓN | Los circuitos de la F1, ¿clásicos o nuevos diseños?

Desde que en 1950 se iniciase el mundial de F1, son más de 70 los circuitos que han integrado el campeonato. Muchos han pasado a la historia y su leyenda perdura pero muchos otros han pasado sin pena ni gloria y su recuerdo se ha perdido en el olvido. El glamour y el dinero que persiguen a esta disciplina, han hecho que la celebración de un GP ponga en el mapa a la ciudad y país que lo albergue, llenando la comarca de comercio, turismo, y ojos que de otra manera nunca habrían mirado en esa dirección.

No hay mejor escaparate para mostrarte al mundo que una audiencia potencial media de 70 millones de espectadores por carrera. Y ese trozo de pastel nadie se lo quiere perder. Circuitos en mitad de bosques infernales, asfaltos rotos y abandonados a su suerte y nulas medidas de seguridad era la nota predominante en la década de los 50. Pistas estrechas sin agarre que forjaron leyendas a base de jugarse la vida entre árboles y espectadores separados a veces de la pista tan solo por pequeñas balas de paja.

Silverstone, Monza, Spa, Indianápolis o, Mónaco: si recordamos todos estos nombres, es porque se han grabado a fuego en la memoria de todos los aficionados. Siendo su aura tan poderosa, que hasta los más profanos en la materia saben de qué se habla cuando escuchan estas palabras. Europa ha sido, y es, la gran base sobre la que se asienta el mundial, es el abuelo que observa sentado como todos sus nietos juegan desperdigados por el campo, pero que sabe volverán en cuanto llegue la hora de comer.

Porque es quien aporta estabilidad, une a todos, y lo más importante, se ha ganado su fama pero como a todos los abuelos, el tiempo se le acaba por más que nos duela reconocerlo. En un mundo cada vez más global, más unido, y más difícil de impresionar, ver a 22 pilotos seguirse curva tras curva en Mónaco ya no parece tan impresionante como hace 70 años. Los aficionados demandan más igualdad, más adelantamientos, circuitos más grandes, mega construcciones faraónicas que puedan albergar grandes multitudes y cientos de eventos a lo largo del año.

Y no solo de fama pueden vivir los viejos dinosaurios europeos. Un occidente cada vez menos relevante, va por detrás de los petrodólares de oriente medio construyendo circuitos que empequeñecen aeropuertos. Oligarcas rusos mostrando su potencial económico riéndose de que les hayan cancelado su gran premio este año 2022 o Estados Unidos queriendo reverdecer laureles añadiendo espectáculo urbano con Miami y Las Vegas y un continente asiático deseando hacerse con tantos grandes premios como sea posible.

A veces parece que el equilibrio es sencillo de mantener, y tan solo hay que mantener ciertas pistas todos los años para que todo siga su curso. La fórmula "no toquemos lo que lleva funcionando tanto tiempo" sigue funcionando, pero ¿hasta cuando? Este 2022 ha sido la primera vez en la que han saltado voces que han puesto en jaque la celebración del GP de Mónaco los próximos años. Los nuevos F1 son casi 3 metros más largos que los pioneros, y esto hace que en circuitos estrechos sea extremadamente difícil y arriesgado adelantar.

Pero ¿no es esa en el fondo la esencia de la F1? Que solo los más hábiles consigan lo que para los demás es una quimera. Porque en la recta de Abu Dabi todos saben adelantar con DRS, pero nadie recuerda a quien lo consigue más allá de si consigue la victoria pero si nos acordamos de la pasada de Hakkinen a Schumacher en Spa, del adelantamiento de Piquet a Senna en Hungría, del de Alonso a Schumacher en Suzuka. Porque más allá de la igualdad, de la emoción y del espectáculo, está la capacidad de entender lo difícil que es brillar donde nadie más lo hace, y de generar imágenes que perduren para siempre.

Y es por eso que los viejos circuitos, los eternos circuitos, seguirán siempre, actualizados, con "fan zone", pero manteniendo su razón de ser. No hay nada más épico para quien vive esto que cruzar medio mundo para leer en un cartel "Spa-Francorchamps". Y eso, es lo que genera afición, le pese a quien le pese.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.