Verstappen aprovecha los fallos de Ferrari y les arrebata el control del campeonato

El semáforo se volvía a apagar un año más para los monoplazas de F1 en el Circuito de Barcelona-Cataluña, ante un cielo despejado y tribunas llenas, donde el calor abrasador era un rival más. El líder del campeonato era el mismo que lidera esta parrilla de salida, Charles Leclerc, quien defendió bien la posición para Ferrari en la arrancada, ante un Max Verstappen agresivo, deseoso de tomar el campeonato en sus manos.

Por detrás, se armó un culebrón entre Kevin Magnussen y Lewis Hamilton, entre dimes y diretes del uno al otro. Tras un toque entre ambos en la curva 4, ambos se fueron a las últimas posiciones, justo en un Gran Premio que prometía para ambos. Tocaba remontada para los dos.

Otro sin buena suerte ha sido el piloto local, Carlos Sainz, con un trompo que lo ha llevado a la grava en la primera parte de la carrera que se sumaba a una mala salida, perdiendo más de 10 posiciones en las primeras vueltas del Gran Premio.

Fernando Alonso, mientras tanto, subía posiciones en la parrilla después de una gran salida y un buen arranque de carrera. El español hizo las delicias de la grada después de uno de los mejores adelantamientos del día, y nada más y nada menos que uno de sus archirrivales históricos, Sebastian Vettel.

Pero no es el único que perdió el control de su monoplaza, el viento de cola hizo que Verstappen se saliese en el mismo sitio que Carlos Sainz. Aunque, en el caso del holandés, con menos repercusión, ya que volvió a la cuarta posición. Leclerc, su principal rival, se escapaba mientras el holandés intentaba volver al ritmo con un DRS defectuoso, reteniéndolo en un infierno detrás de George Russell.

Las paradas en pits comenzaron cerca de la vuelta 10, prediciendo una carrera con múltiples cambios de neumáticos. La gestión de los neumáticos ha sido la clave hoy, debido al intenso calor presente en el circuito.

Max Verstappen luchó al límite para pasar a Russell, pero el piloto británico no es un rival menos difícil que Hamilton y nos hizo contener la respiración con sus buenas defensas al Red Bull. Como si esta lucha no fuera lo suficiente frustrante para Max, luchando sin el DRS, se sumó por detrás su compañero Checo Pérez, que pidió pasar para adelantar más fácilmente debido a la juventud de sus ruedas.

¡Pero no todo estaba dicho aún! Y mucho menos para el líder, CharlesLeclerc , a quien la potencia le abandonó, provocando su retirada y el liderato pasaba a manos del duelo durísimo entre Russell y Verstappen. Red Bull vio la oportunidad y fue a por ella, cambiando de estrategia al colocar neumáticos rojos usados y dejando en las manos de Sergio Pérez adelantar al Mercedes.

Los abandonos no pararon y se sumó el de Guanyu Zhou, dejando los puntos para Alfa Romeo en las manos de Valtteri Bottas, quién, a base de aguantar sus neumáticos, rodaba 5º.

Lejos de los de arriba, Carlos Sainz consiguió recuperarse de su trompo y peleó el cuarto lugar con Valtteri Bottas. El español consiguió adelantarlo en la fase final de la carrera, al igual que Hamilton, que tan solo unas vueltas después hizo cuenta del español, dejándolo 5º.

Sergio Pérez recuperó el liderato ante la parada de Max Verstappen, pero no por mucho tiempo. El holandés lo volvió a pasar y se escapó de su compañero, atando la victoria, y, más importante aún, el liderazgo del campeonato.

En las últimas vueltas, Mercedes avisó a Hamilton de posibles problemas en su monoplaza y el inglés se vio obligado a reducir el ritmo. Esto fue aprovechado de nuevo por Carlos Sainz, que recuperó la 4º posición, una posición que no está mal después de otro fin de semana difícil para el español.

El otro español, Fernando Alonso, fue uno de los mejores de la carrera, terminando 9º tras empezar 20º. Una gran remontada en la que tuvo que luchar, de nuevo, contra su equipo, ya que en la última parada perdió la opción de luchar con Lando Norris por el 8º puesto por un fallo en los neumáticos. Aún así, buenas sensaciones para Alpine, ya que puntuaron con sus dos coches (Ocon 7º), en un fin de semana que olía a tragedia para ellos.

Finalmente, el humo naranja invadió el circuito, las gradas aplauden al campeón del mundo y él agradece a su compañero por facilitarle ganar una carrera en la que tenía todo en contra, pero con el coraje en las nubes. Max Verstappen se pone líder del campeonato y Ferrari se preocupa, porque Red Bull es más rápido que ellos y porque, ojo, Mercedes está llegando.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.