El W13 no deja de dar problemas y Mercedes decidirá qué hacer después de Barcelona

Los problemas de porpoising y la falta extrema de rendimiento para los campeones del mundo les llevarían a tomar decisiones más radicales. El inicio de temporada para el equipo Mercedes ha sido la novedad más bizarra de la Fórmula 1 en este 2022 ya que, la superioridad demoledora que gozaron los alemanes durante toda la era híbrida se ha esfumado en un dos por tres. Y es que, a día de hoy, no han logrado subir del tercer puesto en ninguna fecha. Un golpe muy duro para ellos, un cambio sin precedentes. 

Mercedes llevó a los test un coche muy “innovador”. Una propuesta que, al menos en los últimos años, nadie se esperaba ver en la parrilla: un coche sin pontones. Sin embargo, lo innovador les ha pasado factura. Las imágenes que hemos visto rebotando en las rectas han sido impactantes dejando la sensación que es un bólido incómodo de manejar y difícil de sobrellevar físicamente para Lewis Hamilton y George Russell. No obstante, se acerca una de las fechas más importantes del calendario que permite medir el rendimiento de los coche en un escenario con diversos desafíos.

El Gran Premio de España teniendo un trazado que tiene todo para identificar problemas. Es un mix de curvas lentas y rápidas en las cuales el monoplaza tiende a subvirar y que pone a prueba, más que en otros circuitos, las prestaciones de los monoplazas. Por esa razón, el equipo alemán ha puesto como “punto” a esta carrera para tomar una decisión respecto al rendimiento del coche. La competencia en Barcelona le permitirá a Mercedes comprender más que nunca ver los pros y contras del coche que han creado.

Pero si no es así, todo parece indicar que el cambio de coche es inminente. Una decisión que no es ilógica ni para su jefe de equipo, Toto Wolff: “Tenemos que entender, antes de tomar la decisión de cambiar a otro concepto, en qué nos hemos equivocado y preguntarnos cuáles son los beneficios y puntos débiles del otro. Es una pregunta que nosotros mismos podremos respondernos. Todavía estamos comprometidos con el concepto actual".

"Si no estamos convencidos, entonces tendríamos que cambiar ahora" Además, Wolff subrayó ciertas falencias técnicas que ya han podido identificar en el W13 de Mercedes: “Si nos comparamos con otros equipos, podemos ver que nuestro suelo sobresalen mucho más que los del resto. Eso nos diferencia, pero de forma negativa, ya que nos garantiza inestabilidad en el coche, pérdida de ritmo y mucho rebote”, confesó el austriaco. Por último, confirmó que su equipo se encuentra expectante frente a la próxima fecha.

Barcelona se caracteriza por poner completamente al desnudo el rendimiento de los autos y en Mercedes lo saben muy bien: “Por ahora, somos fieles al concepto actual. No nos comparamos con nadie, pero nuestra respuesta será después de Barcelona porque ahí será nuestra prueba final. Y para ese entonces, podremos vernos la cara todos y decir ¿Nos hemos equivocado o no?", concluyó Toto Wolff.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.