OPINIÓN | ¿Zidanes y pavones en la Fórmula 1?

A los que la edad ya nos supone tener más recuerdos que aventuras por vivir, la expresión "Zidanes y Pavones" nos recuerda una época futbolística en la que las grandes estrellas cabalgaban a lomos de una generación de jóvenes que les hacían el trabajo sucio sobre el campo. Esa definición, tan clara a la hora de entender los éxitos del por aquél entonces galáctico Real Madrid, se puede aplicar a la situación actual que vivimos en la F1, aunque con ciertos matices.

Todos sabemos que la F1 es un deporte exclusivo, elitista, individualista. Una colección de grandes egos reunidos sobre volantes con odios a veces mal disimulados entre sí. Este año 2022, huérfano por primera vez de Kimi Raikkonen desde 2001, nos muestra una foto de presentación en la que las sonrisas, no esconden el hambre de los jóvenes por devorar a los veteranos. George Russell contra Lewis Hamilton, Lance Stroll contra Sebastian Vettel, Guanyu Zhou contra Valtteri Bottas, Yuki Tsunoda contra Pierre Gasly.... Y Alonso contra todos (desventajas de ser el mayor de la parrilla).

Por mucho que Liberty Media se empeñe en modernizar e igualar la parrilla, los equipos tienen claro cual es la fórmula a seguir. Piloto veterano, piloto joven. Es cierto que en Ferrari y Williams, han optado por dos pilotos con mucha proyección y futuro, y les está dando resultado. Pero salvo esa excepción, el resto de equipos opta por el abismo generacional para defender sus colores. Siendo mayor de 4 años la diferencia de edad entre sus pilotos, incluso en algunos casos como Alpine y Mercedes rozando los 15 años.

Es cierto que Alonso no es Zidane, ni Hamilton es Beckham (aunque compartan nacionalidad y "flashes"), pero no se puede negar que el que exista tanta diferencia de edad entre unos pilotos y otros hace que el aficionado se pregunte por la dificultad de estos F1, que tanto han crecido en los últimos años. Si nos ajustamos a los fríos números, en 7 de los 10 equipos, es el piloto más joven el que va por delante en el campeonato después de las 5 primeras carreras.

Esta es una situación que no se daba desde hace varios años, y aunque nadie duda de que la situación pueda cambiar pronto, se pone de manifiesto que el relevo generacional es un echo. Lo natural es que Alonso acabe superando a Ocon, Hamilton a Russell, y que Gasly haga lo propio con Tsunoda, pero es muy complicado que Ricciardo bata a Norris, y ya no decir que Pérez le compita el mundial a Verstappen. Grandes estrellas como el australiano y el mexicano relegados a escuderos de sus jóvenes némesis.

Analizando la parrilla y la clasificación, uno puede darse cuenta de que en los equipos de la zona media y baja, son los veteranos quienes tiran del carro, dando mejores resultados en la evolución, desarrollo y puntuación que sus compañeros. Pero en cuanto escalamos puestos en la tabla, sucede al contrario, se observa como Leclerc, Norris, Russell y Verstappen están muy por encima de sus compañeros. Lo que está claro es que este año, más que nunca, la guerra entre los veteranos y aquellos que aspiran a seguir sus pasos está más abierta que nunca.

Y los aficionados, divididos. Quienes hemos escuchado el sonido de los V10, deseamos reverdecer los laureles de una época pasada. Los que beben bebidas energéticas, queriendo humillar a sus "abuelos". Los años de los Zidanes y Pavones pasaron a la historia en el fútbol. Los canteranos corrían para ayudar a las estrellas pero el fútbol no es F1. Sobre el circuito, solo hay que cambiar una palabra para definir la realidad: Zidanes CONTRA Pavones.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.