Un campeón sin corona: 40 años sin Gilles Villeneuve

En la Fórmula 1, como en todas las competiciones, el selecto club de Campeones del Mundo es el más cotizado. Tan solo 34 pilotos han sido los afortunados de poder alcanzar la gloria, pero en la memoria de los aficionados aún viven innumerables pilotos que pese no haber conseguido la corona, son considerados tan leyendas como los pertenecientes a ese selecto club de campeones. Y ese es el caso de Gilles Villeneuve.

El canadiense ya destacaba de pequeño por su increíble manejo con las máquinas de nieve cuando organizaba carreras con sus amigos por los lagos. De este modo, aprendió a convivir y controlar el derrapaje, algo que luego puso en práctica cuando saltó a los monoplazas. Gilles llegó a la Fórmula 1 tras buenas actuaciones en la Fórmula Atlantic, y gracias a eso consiguió debutar en 1977 con McLaren. Debido a la salida de Lauda en ese mismo año, Enzo Ferrari le contrató para la temporada de 1978.

Ese fue el comienzo de una relación muy especial entre el propio Ferrari y Villeneuve. "Il Drake" le quería como a un hijo, y la sintonía entre ellos era perfecta. El espíritu combativo de Gilles en cada carrera maravilló a todos los tifosi, y rápidamente fue muy bien acogido en Italia. Tras un 1978 en el que Ferrari no consiguió grandes resultados, Ferrari volvía la lucha por el mundial en 1979. Sin embargo, su compañero de equipo, Jody Scheckter, quien se vio superado por Gilles pero cometió menos errores, fue quien se llevó el mundial ese año. 

La siguiente temporada, Ferrari se vio superado por los equipos que incorporaron los motores turbo, y en 1981 los del cavallino decidieron sumarse también a esta tendencia. De este modo, Ferrari aspiraba a ganar ambos mundiales. Pese a un comienzo de mundial difícil, el Ferrari se mostraba rápido y el motor turbo funcionaba. Al llegar a la cuarta prueba, el Gran Premio de San Marino, la guerra abierta entre la FOCA (Asociación de constructores de Fórmula 1, fundada por Bernie Ecclestone) y la FISA (Fédération Internationale du Sport Automobile) liderada por Jean-Marie Balestre, provocó una división entre equipos. 

En aquella carrera solo participaron los equipos que apoyaban a la FISA, entre los cuales estaba Ferrari. El equipo pactó con sus pilotos, (Villeneuve y Didier Pironi, quienes salían primero y segundo) no luchar entre ellos y respetar el orden de posiciones. Todo iba según lo planeado hasta que en los compases finales Pironi atacó a Villeneuve y se llevó el Gran Premio de San Marino. Esto no gustó a Villeneuve, ya que consideró una traición lo que hizo Pironi, y la relación, hasta entonces extraordinaria, se enfrió. En el siguiente Gran Premio, disputado en Zolder, Villeneuve quería demostrar que él era el número 1 del equipo, así que fue al límite desde los primeros entrenamientos.

En la sesión de clasificación, Pironi le mejoró el tiempo, y automáticamente el salió a pista para ponerse por delante del francés. Lamentablemente, esa vuelta rápida se vio truncada cuando al llegar a Jochen Mass, quien iba mucho más lento que él, quiso adelantarlo, pero ambos no se entendieron y el Ferrari impactó contra la parte trasera del McLaren. El Ferrari saltó por los aires e incluso Villeneuve salió despedido del coche. Pese a la rápida llevada del coche médico, no había nada que hacer: Gilles Villeneuve había perdido la vida. 

Su muerte fue muy llorada en el paddock y en las gradas, considerado en ese momento como el mejor piloto de la parrilla, capaz de adelantamientos imposibles y de mentalidad de guerrero, las hazañas de Gilles, como sus duelo con Arnoux en Dijon en 1979, su victoria en Mónaco sobre mojado en 1981 o capaz de conducir sin el alerón delantero, han quedado grabadas a fuego en los libros de historia. Años más tarde, el destino quiso que el apellido Villeneuve, portado por su hijo Jacques, fuera consagrado como campeón del mundo.

Gilles Villeneuve

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.