Leclerc gana en Australia con un nuevo desastre de Red Bull. Debacle para Sainz y Alonso

Primera vez en tres años encendiéndose el semáforo en Albert Park. Era complicada la salida de los dos pilotos españoles, pero no tardó mucho en llegar el drama en Melbourne al box de Ferrari: problemas con el embrague que dejaron clavado el coche de Sainz antes de un trompo en la segunda vuelta, terminando un fin de semana que se le empezó a complicar en la Q3. La otra cara de la moneda para su compañero de equipo y líder del mundial, Charles Leclerc, con una impecable salida y una superioridad en ritmo respecto a los de Red Bull que le ayudaron a alejarse segundo a segundo del campeón del mundo, el holandés Max Verstappen.

Carlos Sainz

Lewis Hamilton, uno de los más agresivos en la salida: se coló por un ínfimo hueco entre Lando Norris y Checo Pérez, consiguiendo un tercer puesto hasta que los demás pilotos empezaron a pillar el ritmo, una demostración más de la gran diferencia entre el W12 que estuvo a punto de regalarle su octavo mundial y un W13 lejos de los podios. Pero la parrilla, prácticamente intacta después de la salida, salvando el prematuro safety car por la salida de pista de Carlos Sainz y la salida de los dos Mercedes. Con una velocidad punta a años luz de la del RB18, Leclerc inclinó la balanza y, segundo a segundo, aseguraba su segunda victoria esta temporada: ocho segundos entre su coche y el de Verstappen antes del segundo safety car del domingo, protagonizado por Sebastian Vettel, que se iba contra el muro en una encarnada pelea a la cola de la carrera.

En la relanzada, empezó una segunda carrera: mano a mano entre Leclerc y Verstappen una vez más en este mundial, con un brillante adelantamiento de Max que casi quita al monegasco del primer peldaño del podio. Pero Leclerc lo volvía a hacer: una impecable defensa para recuperar posición y volver a sacar distancia con Verstappen. Por detrás, trabajo para el mexicano Checo Pérez, que ha tenido que recuperar posición con Alonso, Hamilton y Russell antes de poder seguir la estela de su compañero.

Con el tercer safety car, volvió a venir el drama al box de Red Bull después de la debacle de Baréin: Max Verstappen, campeón del mundo y tercero en la clasificación general, de nuevo con un abandono por el motor, que terminó en llamas cuando el holandés lo apartó al lateral de pista. Buena noticia para los de Mercedes, que se acercaban al podio como en el primer GP de la temporada, y para los pocos pilotos que aún no habían pasado por box, como Magnussen y Alonso, que seguían peleando en el top 10. Neumáticos nuevos para el danés y el español, que relanzaban la carrera desde 17ª y 13ª posición.

Y, en Mercedes, olor a sangre: el novato de la escudería, por delante del heptacampeón en posición de podio. Vía libre para un mano a mano entre los dos británicos, con más de diez segundos de distancia con los McLaren de Norris y Ricciardo, que continuaban el sólido fin de semana de la escudería naranja en territorio australiano. Con las posiciones en la cabeza bastante estabilizadas, a casi diez vueltas del final la batalla empezó detrás: un Stroll peligroso y agresivo frenaba vuelta a vuelta a Pierre Gasly, que no terminaba de encontrar el hueco para adelantar al canadiense con el zigzagueo del Aston Martin. Detrás, Bottas, Alonso y Magnussen en remontada, frenados por la baja velocidad de Lance y la imposibilidad del francés para adelantarle.

El Alpine de Esteban Ocon, con dificultades también para adelantar al único de la parrilla sin ninguna parada, Alexander Albon, que curva a curva mantenía el ritmo con la mira puesta en el retrovisor, controlando al francés. Con Gasly y Bottas por fin delante del Aston Martin de Stroll en la vuelta 52, llegaba la guerra a Mercedes: Russell, en el punto de mira del heptacampeón, a un segundo de su compañero. Pero se mantuvo detrás del alerón de su compañero dos vueltas más, con Leclerc a punto de la dentellada a la clasificación del mundial: más de veinte segundos de diferencia con Pérez, la última esperanza de Red Bull de evitar el desastre.

Última vuelta con un Charles Leclerc imparable. Vuelta rápida pulverizando sectores con neumático usado. El monegasco ha cruzado la línea de meta manteniendo los veinte segundos con Pérez, que aseguró el segundo puesto para Red Bull, respirando tranquilos por evitar un nuevo Baréin. Segundo podio de su carrera para George Russell, más rápido que su veteranísimo compañero de equipo Lewis Hamilton, lejos del ritmo de sus anteriores temporadas e incómodo todavía con el W13.

Lando Norris y Daniel Ricciardo han conseguido traer a casa los primeros buenos resultados de McLaren en la temporada: 5º y 6º puesto asegurados, recuperando los puntos que se les escurrieron entre los dedos en los dos primeros premios y posicionándose cuartos en el mundial de constructores por detrás de Mercedes.

Alexander Albon cerró la el top 10 con una estrategia a una parada en la última vuelta, con Pierre Gasly, Ocon y Bottas dentro del reparto. Eso sí, muy malas noticias para la Fórmula 1 española: abandono de Carlos Sainz y última posición para Fernando Alonso, que han ido acumulando problemas en un fin de semana complicado en Melbourne.

Resultados
Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.