Un cambio de última hora evita una demora del material en el Gran Premio de Australia

Una misión de última hora evita el retraso del Gran Premio de Australia de Fórmula 1. Algo así sucedió en el pasado Gran Premio de Argentina en el mundial de MotoGP que acabó peor que en esta ocasión, pues la jornada de viernes no se pudo llevar a cabo al faltar material imprescindible para muchos equipos, lo que convirtió la jornada de sábado en un auténtico esfuerzo físico y mental para los pilotos al tener que reducir dos jornadas en una sola.

Melbourne

En esta ocasión un Plan B por parte de la organización de DHL, quien es socio oficial de la F1, ha salvado a varios equipos de quedarse sin competir en este esperado Gran Premio de Australia. Esto se debe a varios factores como el aumento de costes o la guerra de Ucrania que han aumentado masivamente los tiempos de entrega de los paquetes a cualquier parte del mundo. Inicialmente estaba previsto que el material llegara en barco al puerto de la ciudad de Melbourne y así estaba siendo, pues todo lo necesario fue enviado 42 días atrás.

Al darse cuenta de que era posible que ese barco no llegara a tiempo, DHL decidió parar el barco en Singapur y acabar de transportar los materiales en avión a Melbourne, todo ello bajo la supervisión de Paul Fowler, quien es el Vicepresidente de Logística de Automovilismo de la empresa DHL, pues viajó personalmente a Singapur para comprobar que todo estaba yendo como estaba previsto e impedir cualquier retraso que haría peligrar el Gran Premio de Australia.

Finalmente, todo salió a pedir de boca y los aviones encargados de realizar este traslado llegaron el lunes por la mañana para alivio de todo el paddock. Pese a ello, cada vez aumentan más los costes de envío por lo que los equipos se ven comprometidos al tener que abonar cada vez más para transportar sus mercancías. "Ahora hay casi una guerra de ofertas", explicó Fowler. "Las tarifas de Europa a Asia, que estaban en torno a los 900 dólares (unos 820 euros) por contenedor, actualmente rondan los 20.000 dólares (más de 18.300 euros)".

"Todos tienen cinco equipos de material, y eso se está ampliando a seis debido a las pruebas adicionales. Así que todo lo que se ve en los garajes, en el pitlane, en las sillas en las que se sientan los mecánicos, se envía por mar", finalizó el Vicepresidente de Logística de Automovilismo de DHL.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.