Reparto de sanciones: Nasser Al-Attiyah por seguridad y Audi por potencia

La etapa 8 del Dakar nos permitió ver una comparativa de pitstop en medio del desierto de la mano de Nasser Al-Attiyah y Sébastien Loeb. Una parada para cambiar un neumáticos pinchado en el que la dupla del Toyota Hilux mostraba una gran velocidad para sustituir la goma y ponerse de nuevo en marcha. Pero las prisas no son buenas y tras las sospechas de los comisarios al ver la imagen del helicóptero, revisaron las interiores y, como era de esperar, el cataría reemprendió la marcha sin abrocharse los cinturones. Y hay sanción.

Nasser Al-Attiyah

Además la lectura de la batería de los Audi RS Q e-tron de Mattias Ekström y Stephane Peterhansel en la etapa 8 le ha costado una sanción de dos minutos cada piloto. A penas un minuto y diecisiete segundos es lo que les llevó a Al-Attiyah y Baumel bajarse del coche, cambiar la goma, fijar el neumáticos pinchado y arrancar. Casi un minuto de diferencia con la parada de Sebastien Loeb, y las imágenes han dado mucho de que hablar. Además de la rápida ejecución de la dupla de Toyota con la pistola, arrancar sin comprobar las medidas de seguridad también les permitió ganar unos segundos.

Y, tratándose de la seguridad, la lógica diría que la sanción por parte de la FIA tendría que ser dura, pero no ha sido así. Menos de dos minutos es lo que le ha costado a Nasser Al-Attiyah no abrocharse ni los cinturones ni el Hans. Así lo explica el comunicado emitido por parte de los comisarios deportivos: "Las cámaras mostraron sin ningún género de dudas que, inmediatamente después de subir al vehículo, el piloto engranó la primera marcha y avanzó. El vídeo, incluso, muestra que la tripulación empleó un minuto y 45 segundos en abrocharse los cinturones. Durante un corto periodo de tiempo el copiloto agarró el volante para permitir al piloto abrocharse el cinturón".

Con esta sanción de 5 minutos, la distancia entre los dos participantes en la general se reduce pero el catarí sigue contando con una amplia ventaja para gestionar durante estos tres días: 34 minutos y 5 segundos. Por su parte, Loeb tendrá que seguir presionando para intentar forzar un error de Al-Attiyah. La libreta de sanciones de la FIA también ha contado con la presencia de Audi, en su caso por un exceso de potencia. La lectura de las baterías de los Audi RS Q e-tron de Mattias Ekström y Stephane Peterhansel ha revelado un pico de potencia que supera el permitido por el reglamento.

La normativa de la categoría T1-U fija la potencia máxima en 288 kW y hoy los dos pilotos de la marca alemana lo superaron a la altura del kilómetro 162. En concreto el estudio de la FIA revela que durante unos segundos el modelo alemán otorgó una potencia de 291 kW, lo que les ha costado dos minutos a cada uno de los participantes. Estas son las explicaciones que han dado desde Audi, y que no han convencido a la FIA: "Esta es la primera vez que usamos el colector de datos de la FIA y estos datos provienen de la batería, a la que no estamos acostumbrados".

"Hasta ahora en el Dakar, nunca hemos cambiado la configuración de los autos, y los datos de las primeras siete etapas demuestran que la potencia desplegada nunca ha superado el límite. No sabemos qué pasó en la octava etapa. Es muy sorprendente que este overboost se haya producido en dos de nuestros coches casi en el mismo lugar de la etapa y sólo una vez. Ahora hemos reducido la potencia eléctrica en 1 kW para que esto no vuelva a ocurrir".

Audi
Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.