OFICIAL | La FIA confirma la tercera posición de Sebastien Loeb, no hay sanción

¡Seis horas! Seis largas horas es lo que han tardado los comisarios deportivos del Dakar 2022 en tomar una decisión acerca de la situación de Sebastien Loeb. El piloto del equipo BRX dejaba hoy uno de sus neumáticos durante el recorrido de la especial, algo que según el reglamento de la FIA y la ASO está totalmente perdido. Pero dado que ha sido por un problema con la sujeción y no algo intencionado, la organización de la prueba no impondrá los cinco minutos de sanción que suelen ser habituales en estos casos. Eso si, habrá multa económica para el equipo. La Etapa 8 se completaba con un doblete de Audi con Ekström y Peterhansel liderando la categoría de coches.

Loeb

Un buena resultado para la marca alemana que a punto ha estado de marcar el triplete con la incorporación de Carlos Sainz a la parte alta. Aunque para que el madrileño pudiera escalar una posición, primero la FIA tenía que sancionar a Sebastien Loeb y Fabian Lurquin ya que en su llegada a meta se descubría que el Hunter T1+ #212 llegaba sin uno de sus neumáticos. Según se especifica en el artículo 51.4.1 del reglamento deportivo, los participantes tiene que regresar al vivac con el mismo número de neumáticos con el que parte, ya sean montados o de repuesto. Pero, ¿qué le pasó a Loeb? El piloto francés sufría un pinchazo en los primeros kilómetros de especial y se tenía que detener para cambiar el neumáticos, escogiendo el neumático que el Hunter lleva en el lateral derecho, justo por detrás de la puerta, y la goma pinchada pasó a ese lugar.

Un cambio que se mantenía con la llegada del coche a la neutralización pero en el lado izquierdo, donde debería de haber un BF Goodrich nuevo, Loeb y su copiloto se encontraban el hueco. El neumático se había soltado y se había caído. Una situación que obligó a la dupla del Bahrain Raid Xtreme a ser muy cautelosa durante los kilómetros de especial restantes ya que un segundo pinchazo les condenaría. Pero no sería su único problema ya que una vez llegaba el coche al campamento, la FIA abría una investigación que ha tardado seis horas en resolverse. Y, por suerte para el nueve veces campeón del WRC, sin consecuencias para su resultado.

La organización del Dakar no ha visto mala fe en el comportamiento de Sebastien Loeb si no un fallo en el amarre del neumático, un fallo no del piloto o copiloto si no del equipo. Por ello no ha tomado la decisión de castigarlos con tiempo si no con dinero, con una multa de 10.000 euros que se quedará en 5.000 euros si este hecho no se repite durante los cuatro días que restan de competición.

Comunicado de los comisarios

"Un vídeo del cambio de neumáticos del vehículo #211 muestra claramente que piloto y copiloto instalaron la rueda pinchada en el lado derecho del vehículo. Las fotos que muestran la pérdida del neumático muestran que esta se produjo en el lado izquierdo, es decir, en la rueda instalada en la asistencia. El vehículo #221 también ha perdido una rueda instalada en la asistencia en el lado derecho. En ambos casos, parece que no fue culpa de las tripulaciones, sino que se debió a que los vehículos tenían correas de sujeción demasiado débiles y sujeciones en la parte de la carrocería también demasiado débiles”.

"La FIA reconoce que sus actividades y eventos tienen un impacto en el medio ambiente y trabaja con sus partes interesadas para minimizar esos impactos e inspirar comportamientos positivos. Dejar ruedas y piezas en el desierto, es contradictorio con los objetivos de la FIA. Es responsabilidad del competidor asegurarse de que el coche de competición cumple con los requisitos técnicos y de seguridad. Por lo tanto, debe asegurarse de que todas las piezas del vehículo están montadas correctamente, y debe aumentar la seguridad de los soportes de las ruedas de repuesto. La caída de las ruedas es un peligro potencial para los espectadores".

De este mod, se confirma el tercer puesto de Sebastien Loeb y Fabian Lurquin, con el que consiguen arañarle siete minutos a la diferencia que les separa de Nasser Al-Attiyah. Ahora el equipo tiene cuatro días para intentar presionar al catarí y llevar a cero los 37 minutos que le separan de él. Al mismo tiempo que los mecánicos de Prodrive tendrán que comprobar una, dos y las veces que hagan falta la sujeción de los neumáticos antes de los coches tomen la salida del campamento.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.