Daniel Ricciardo le gana la apuesta a Zak Brown y se subió en el coche de su ídolo, Dale Earnhardt: "Se me puso la piel de gallina"

Pese a que a priori era algo muy descabellado y, por qué no decirlo, casi imposible de imaginar, McLaren volvió a subirse a lo más alto del podio en el pasado Gran Premio de Italia a manos de Daniel Ricciardo. Pero este importante logro para la escudería de Woking encerraba al mismo tiempo una apuesta que el propio Ricciardo y Zak Brown realizaron a principios de temporada. El australiano ya venía de ser un experto en las apuestas la pasada temporada, ya que acordó por el aquel entonces team principal de Renault, Cyril Abiteboul, que el francés debía hacerse un tatuaje si el de Perth lograba subirse al podio.

Daniel Ricciardo

Ricciardo logró dos podios esa temporada, pero esta vez la apuesta con Brown subió un peldaño más. Consciente de la lujosa colección de coches que posee Zak Brown, Ricciardo acordó que si se subía al podio o ganaba una carrera daría unas vueltas en el coche del que fue su ídolo de la infancia, el coche de Dale Earnhardt Senior. Dicho y hecho. En el pasado Gran Premio de Estados Unidos, “Honey badger” tuvo la oportunidad de ver cumplido su sueño y poder exprimir durante un par de vueltas la máquina del hombre responsable que hace Ricciardo luzca el número 3 en su monoplaza. El australiano estaba que no cabía en el mono y su sonrisa lucía más grande que nunca. Nada más salir del coche, Ricciardo no podía creerlo.

"Fue enfermizo, fue muy divertido. También es muy diferente. Me ha encantado porque es tan crudo y extraño. El ruido, el ruido de las marchas, la posición de conducción... Como que todo es bastante único. Y es el coche de Dale, uno de mis héroes de todos los tiempos. Así que fue surrealista. Muy divertido. Y creo que hacerlo aquí también es especial. Si hubiéramos alquilado una pista privada en algún lugar de Inglaterra, no sé, no habría tenido el mismo efecto. Así que estoy muy agradecido de que Zak haya volado hasta aquí".

El hijo de Dale Earnhardt, se mostró muy emocionado y contento por cómo el australiano había disfrutado a los mandos del bólido de su padre: "Me alegro por Daniel. También estoy agradecido por cómo celebra a mi padre. Eso hace sonreír a muchos familiares y fans de mi padre". El propio Daniel se ablandó un poco cuando Will Buxton en una entrevista en Sky Sports le hizo saber de las palabras de Dale Earnhardt Junior: “Se me puso la piel de gallina. Sinceramente, si hubiéramos estado en un entorno privado y él (Junior) me hubiera dicho eso a solas, creo que probablemente habría llorado un poco".

"Estuve viendo todas las carreras de la NASCAR durante años. Me despertaba y lo veía intentar ganar las 500 cada febrero. Fue bastante guay simplemente ser reconocido y apreciado por tener apoyo para su padre. Pero también tenía bastante confianza en mi fanboy. Había seguido a Dale durante muchos años cuando era un niño, y luego a Dale Jr., así que tenía la confianza de que si me preguntaban al respecto podría hablar con sinceridad sobre ello. Y llevar eso a la F1 - es un poco como yo y Lando con Valentino Rossi. No tiene nada que ver con la F1, pero es una gran figura del automovilismo y lo aprecio. Lo mismo ocurre con Earnhardt".

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.