Emotivo y descorazonador: Así es el documental sobre Michael Schumacher en Netflix

Hay quien dice que es el mejor de todos los tiempos. Otros dicen que era el mejor por el coche que pilotaba. Lo que está claro es que no es sencillo ganar siete mundiales en la categoría reina del automovilismo, cifra solamente igualada por Lewis Hamilton. La compañía Netflix decidió hacer un reportaje al campeón alemán, aunque quizás dejó en el tintero alguna de las cosas más importantes. Nos referimos a la polémica con Barrichello o a su pelea con Fernando Alonso. Pese a ello este video reportaje nos transporta a los inicios de Michael.

Michael Schumacher

De una familia de clase más media que baja, Michael y su hermano Ralf eran apasionados de las carreras desde niños. Con piezas conseguidas en la basura y un kart soldado con trozos de otros, consiguió correr bajo licencia de Luxemburgo, pues esta era gratuita. Spa, mítico circuito a apenas 30 minutos de su localidades natal, fue el circuito elegido para su debut. Un Jordan su monoplaza. Pese a no quedar en la zona de puntos gustó tanto su actuación que Briatore, responsable de Benetton, ya le había presentado un contrato antes del término del fin de semana. Le veían madera de campeón.

Como a todo el mundo del automovilismo, Michael relata que la muerte de Senna en el GP de San Marino del año 1994 le dejó medio en shock: "Estuve varias semanas durmiendo muy pocas horas. No me lo creía". Y eso que la relación entre ambos no era ni mucho menos buena, pero si existía un respeto mutuo entre dos estrellas del motor. Tras ser campeón del mundo, le llegó la oportunidad de vestir los colores de Ferrari. Esta época ha sido la más resaltada por Netflix y es que Michael era mucho más que un piloto. Ayuda a mecánicos, a jóvenes pilotos y todo tipo de acciones que hacen más grande su leyenda. Hasta admitió que se equivocó en la acción con Villeneuve en el 1997 que le dio el Mundial al piloto canadiense.

Si hay alguien que tiene mérito en el éxito actual de Mercedes, el es Michael. Retornó a la F1 a los mandos de la escudería alemana cuando esta trabajaba para ser lo que es ahora. Su propio hijo, Mick, también relata el carácter autoritario de su padre: "Entraba a una habitación y se hacía el silencio. Ojalá pudiera hablar ahora con él de automovilismo". Con respecto al accidente que actualmente lo tiene en estado que no se sabe nada, su mujer confesó lo siguiente: "Michael quería ir a Dubái a hacer paracaidismo. Pero hubo mala suerte". Sobre su estado nada, o más bien poco.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.