Eddie Jordan sobre el debut de Michael Schumacher en F1: "Me engañó descaradamente"

La edición del GP de Bélgica en Spa-Francorchamps de este año ha sido especial, ya que se cumplen 30 años del debut de una leyenda de la Fórmula 1, Michael Schumacher, quien aquel 25 de agosto de 1991 comenzó su historia en la máxima categoría del automovilismo a bordo del inolvidable Jordan 191. Eddie Jordan, fundador y antiguo dueño de Jordan Grand Prix, un equipo de Fórmula 1 que compitió entre 1991 y 2005, reveló una simpática anécdota que sirve para ilustrar la implacable ambición de Schumacher incluso desde antes de debutar en Fórmula 1.

Michael Schumacher

Por aquel entonces, el italiano Andrea de Cesaris y el belga Bertrand Gachot eran los pilotos de Jordan, aunque llegado el Gran Premio de Bélgica, Gachot fue condenado a prisión tras haber rociado a un taxista con gas lacrimógeno en un altercado el año anterior, y la escudería tuvo que salir a buscar un sustituto. Aparentemente Willy Webber, manager del piloto alemán, había logrado convencer a Eddie Jordan con gran insistencia de que tenía que darle una oportunidad a un joven de 22 años llamado Michael Schumacher, ganador de Macao y de la F3 alemana. Incluso recurriendo a mentiras.

Jordan quería saber si Schumacher conocía Spa-Francorchamps, el circuito donde se estrenaría. Webber le aseguró que su pupilo estaba totalmente acostumbrado al trazado, ya que vivía cerca. La realidad es que no vivía por la zona, ni lo conocía. En una entrevista a la BBC, Eddie Jordan recordó el episodio: "Antes de la carrera, le pregunté si había estado antes en el circuito de Spa. Y cuando preguntas a un piloto algo así, no te refieres a si ha estado allí como turista. Le preguntas si ha estado como piloto, compitiendo" dijo. "Me engañó, y descaradamente", recordó Jordan entre risas.

Aparentemente, el propio Schumacher jugó con las palabras para, sin dar datos falsos, no revelar toda la verdad: le dijo que conocía el circuito. "Él, como piloto, no conocía la pista. Fue a Spa con su padre cuando todavía estaba en el karting, pero nunca había conducido en ese circuito". Cuando se conoció la verdad, poco importó, ya que Michael Schumacher había logrado sorprender al mundo logrando la séptima posición en la clasificación. La carrera fue mucho más desafortunada para quien años mas tarde se convertiría en el primer séptuple campeón del mundo, ya que no pudo ni completar una vuelta en su debut por problemas de embrague.

No obstante, Eddie Jordan admitió que la impresión que dejo Schumacher desde el principio fue genial, y más teniendo en cuenta que a fin de cuentas era un circuito que realmente no conocía: "Eso hace que sus logros de ese fin de semana sean aún más significativos", recordó con admiración. Aquel GP de Bélgica fue la única carrera de Michael Schumacher con Jordan, ya que para la siguiente, el GP de Italia el alemán pasó a Benetton, donde junto a Flavio Briatore y un gran equipo conseguiría su primer bicampeonato, en los años 1994 y 1995.