Mario Isola evalúa la situación del día de hoy: "El principal problema era la visibilidad"

El Gran Premio de Bélgica terminó de la forma de la que ninguna persona fan del automovilismo querría. La inactividad de la Fórmula 1 el domingo impidió que no pudiéramos disfrutar de lo que iba a ser una apasionante carrera en Spa-Francorchamps. Con respecto a los neumáticos, el máximo responsable de Pirelli, Mario Isola, comentó el papel de los neumáticos durante este fin de semana y su respectivo rendimiento en una carrera que nunca tuvo lugar en tierras belgas.

f1

"Al no mejorar la lluvia, lamentablemente no fue posible hacer una carrera con bandera verde. El principal problema era la falta de visibilidad. Con los neumáticos de mojado que evacuan unos 85 litros de agua por segundo a 300 km/h, toda esa agua tiene que ir a alguna parte. El resultado es el spray que todo el mundo podía ver detrás del coche de seguridad, haciendo imposible la visión de los pilotos, lo que obviamente es una situación peligrosa".

"En una pista con mucha elevación como ésta, también existe el riesgo de que se formen charcos de agua en ciertos lugares, lo que aumenta el riesgo de aquaplaning. Volveremos a competir en menos de una semana en el Gran Premio de Holanda, esperemos que con mejor tiempo".