Un resumen de las primeras once carreras de 2021: hay mundial entre Verstappen y Hamilton

El mes de agosto en la Fórmula 1 se ha asentado con el paso de las temporadas como el mes de las “vacaciones”.  Tendremos que esperar hasta Spa para que la acción vuelva a pista y comience la segunda parte de la temporada. Muy atrás quedó aquel 28 de marzo donde se apagaron por primera vez los semáforos en Baréin. Quien nos iba a decir que once carreras después, en el último año con este reglamento, íbamos a tener un mundial tan apretado y emocionante como el que estamos teniendo. Y es que pese al rodillo que se esperaba por parte de Mercedes y Hamilton, Max Verstappen y Red Bull irrumpieron en escena alterando el orden establecido.

Mark Sutton / Sutton Images

En la primera carrera ya vimos que Red Bull avisaba con la pole de Verstappen y el sólido ritmo de carrera. El holandés aprovechó el error de Hamilton en Imola para colocarse líder del mundial. Verstappen se creció, consiguiendo cinco victorias en esta primera parte de la temporada (Imola, Mónaco, Francia, Estiria y Austria), la mayoría casi incontestables. Cuando más distanciado estaba el #33 en el mundial respecto a Hamilton, el británico dio un golpe de autoridad y dejó claro quién es el piloto con más títulos de la parrilla. En Silverstone fue a por Verstappen y tras nueve curvas de infarto, colisionaron en Copse. Hamilton ganaba en casa y, aprovechando la caótica salida de Hungría, se iba al parón de verano como líder del mundial.

Ni mucho menos Verstappen está dispuesto a que una mala racha vaya a frenar su apetito insaciable de triunfos. Es consciente que este año tiene una oportunidad única y el Red Bull se ha mostrado ligeramente más rápido que el Mercedes. Las once carreras restantes del mundial prometen, y, si continúa tan apretado, el mundial podría llegar vivo a la última carrera en Abu Dabi. Aunque si apretada está la lucha por el mundial, aún más se encuentra disputada la zona media de la parrilla. McLaren comenzó la temporada mejor de lo que acabó 2020. Los de Woking consiguieron consolidarse rápidamente en la tercera posición con un sensacional Lando Norris. El británico ha asumido los galones dentro del box y está siendo una de las sensaciones de la temporada, con tres meritorios podios (Imola, Mónaco, Austria).

McLaren

El único equipo que puede presentar una amenaza para el tercer puesto de McLaren es Ferrari. La Scuderia ha sabido reorganizarse en 2021 tras el nefasto 2020. Los de Maranello han ido de menos más y cuentan con una alineación de pilotos que están consiguiendo pescar en río revuelto. Las poles en Bakú y Mónaco acompañado de los podios de Sainz y Leclerc en el Principado, Silverstone y Hungaroring, animan la moral de los tifosi. Conscientes aún de que hay mucho margen de mejora, el cavallino rampante lo dará todo para usurpar la tercera posición a McLaren. Un peldaño más abajo encontramos una lucha encarnizada entre Alpine, Aston Martin y AlphaTauri.

Tanto Alpine como Aston Martin han dado un paso atrás en cuanto a prestaciones este año, pero aún así han podido cosechar podios como Vettel y Gasly en Bakú o la victoria de Ocon en Hungría. Cada fin de semana luchan codo con codo por plazas en la Q3 y por los puntos el domingo. Por la zona baja de la parrilla, encontramos a Alfa Romeo situado en tierra de nadie, siempre a las puertas de la Q3 y esperando a que algo suceda para poder sacar tajada. Algo similar pasa en Williams, aunque en Groove tienen motivos para estar satisfechos hasta el momento con esta temporada. Russell ha conseguido meter el coche en Q2 e incluso en Q3 los sábados y en Hungría ambos monoplazas consiguieron acabar en puntos. Es sin duda un gran paso para un equipo que avanza por el buen camino de la reconstrucción.

Haas

Y, por último, al fondo de la parrilla se sitúa el equipo Haas. El coche no ha evolucionado lo suficiente para acercarse a sus rivales. Mazepin y Schumacher tan solo pueden luchar entre ellos, sin ninguna opción a nada más. Tener a dos pilotos rookies le está pasando factura a Haas que va camino de culminar su peor temporada desde que desembarcaron en la categoría en 2016. En cuanto a los pilotos, este año se está poniendo en evidencia lo complicado que es adaptarse a un Fórmula 1 y sacarle el máximo rendimiento, especialmente si es tu primer año en el equipo. 

La nueva reglamentación este año ha provocado que los coches cuenten con menos carga aerodinámica, lo que dificulta la conducción de los coches. Los pilotos que han aterrizado en nuevos equipos como Alonso, Sainz, Vettel, Ricciardo o Pérez se les notó en la primera fase de la temporada el poco tiempo de test del que dispusieron. Sus respectivos compañeros les comenzaron superando, pero a medida que han pasado las carreras las fuerzas se han equilibrado en el caso de Sainz, Alonso y Vettel. Mientras tanto, Ricciardo sigue perdido con el MCL35B y, de momento, parece que ni se le espera. Similar situación sucede con Pérez. El mexicano no ha decepcionado tanto como Ricciardo, pero la distancia con Verstappen invita a reflexionar sobre el rendimiento del mexicano. Por otro lado, en esta campaña estamos siendo testigos de “resurrecciones” o de confirmaciones en la parrilla. 

Sergio Pérez

Las sensaciones positivas que nos ha dejado Pierre Gasly con sus grandes actuaciones con el AlphaTauri son dignas de destacar. El francés ha recuperado la confianza en sí mismo y está pilotando mejor que nunca, al igual que su compatriota, Esteban Ocon. El año 2019 sin correr le pasó factura y vivió un 2020 a la sombra de Ricciardo. Ahora en 2021 el galo ha recuperado su velocidad y le está consiguiendo plantar cara a nada más y nada menos que Fernando Alonso. Además, este 2021 nos está sirviendo para cómo George Russell y Lando Norris están consiguiendo afianzarse en la parrilla. El gran rendimiento de Russel, sobre todo los sábados, y la gran regularidad de Norris demuestra que han sabido asumir el liderazgo de sus respectivos equipos.

A medida que pasan las carreras, el respeto de estos dos pilotos solo hace más que subir y consagrarse como las grandes promesas del futuro. Si nos centramos en los españoles, tenemos motivos para estar satisfechos. Alonso y Sainz han conseguido tomar el pulso a sus monoplazas. Tras un comienzo dubitativo, (especialmente el de Alonso) ambos han conseguido poner contra las cuerdas a sus compañeros de equipos y mostrar de qué pasta están hechos. Las grandes actuaciones como la de Sainz en Mónaco o la de Alonso en Silverstone y Hungría es solo una prueba de que su gran rendimiento, asentándose en la parrilla como pilotos de absoluta garantía para cosechar grandes resultados.

Yuki Tsunoda

Para finalizar, debemos hacer un repaso a cómo han rendido los rookies de la categoría (Yuki Tsunoda, Mick Schumacher y Nikita Mazepin). En general, a los tres pilotos se les ha visto sobre revolucionados. No han sabido gestionar bien los momentos de presión y no han mostrado el nivel que se esperaba de ellos. Exceptuando a los pilotos de Haas por la falta de rendimiento del monoplaza, Tsunoda se ha mostrado lejos de Gasly y muchas veces ha caído en Q1 cuando su compañero finalizaba en el top 7 y traía puntos tras la carrera. Estas once carreras  nos han dejado momentos icónicos de máxima emoción que ya forman parte de la historia de la Fórmula 1. Esperemos que la segunda mitad sea como mínimo, igual de reñida y emocionante que la primera.