Nyck de Vries, un talento poco reconocido

Muchas veces el talento de un piloto no es reconocido debido a diversas circunstancias. Una de ellas puede ser la falta de asientos, otra la falta de patrocinadores o simplemente pilotos que tienen más dinero que tú. Alguna de estas cuestiones le ocurren a Nyck de Vries. Talento sobre la pista ha demostrado de sobra. Comenzó desde muy joven destacando en karting, donde fue campeón del mundo. Este título le hizo recibir la oportunidad de entrar en la Academia de pilotos de McLaren con tan solo 15 años.

Nyck De Vries

Tal es su talento sobre un monoplaza que en su primer año en la extinta GP3 cosechó 5 podios y 2 victorias. En el año 2018 y compartiendo pista con Albon, Russell y Lando Norris el neerlandés solo fue superado por estos 3 pilotos, que han Estado a los mandos de un formula 1 o lo hacen actualmente. Pero el pobre Nyck, pese a ser ganador de la F2 en 2019, no ha terminado de encontrar su sitio en la categoría reina del automovilismo. Actualmente forma parte del elenco de la escudería Mercedes, pero tiene complicado o incluso imposible, pelear por un asiento en las balas plateadas.

Por ello, desde Brackley se tomó la decisión de mandar al neerlandés a competir en la Fórmula E. Su primer intento en el año 2019 no salió bien, pues fue 11º. Pero Mercedes se puso serio en la categoría y decidió invertir más dinero y recursos. Tras comenzar la temporada de manera triunfal ganando en Diriyah, no pudo puntuar en Roma pues, debido a un accidente, tuvo que retirarse en la vuelta número 21. Pero se repuso y supo ganar en Valencia tras una buenísima carrera sobre el asfalto de Ricardo Tormo.

Sin embargo no volvería a subirse al podio hasta el E-Prix de Londres, donde fue segundo en las dos carreras de la capital británica. En Berlín, pese a quedar vigesimosegundo y octavo, se proclamo como campeón del campeonato ya que su gran rival, abandonó en la última carrera. Mercedes ha sido el gran triunfador de la temporada. Con apenas dos años de experiencia, ya son campeones de constructores y de pilotos. Gran culpa la tiene De Vries pero Vandoorne, en menor parte, también ha contribuido a un título que posiblemente no será el primero