Mick Schumacher: "Correr en el coche con el que debutó mi padre fue muy especial"

Después del Gran Premio de Gran Bretaña, Mick Schumacher tuvo el honor de conducir el Jordan 191 en Silverstone, mismo coche en el que su padre Michael Schumacher debutó en F1. Antes del Gran Premio de Hungría de este fin de semana, el piloto de Haas explicó a F1 las fuertes emociones que sintió al volante: "En cuanto a conducir, desafortunadamente no tenía un asiento, solo un poco de espuma, me estaba deslizando mucho, así que después de cada frenada tuve que empujarme hacia arriba para ver algo. Saber que mi padre corrió este coche como su primer coche de carreras, es muy especial".

Mick Schumacher

Su experiencia fue muy satisfactoria, pero también dificultosa por las condiciones en las que se conducían y lo distintos que eran esos coches: "Para empezar, nunca antes había conducido un coche de carreras de este tipo. Así que estaba sentado en el coche, tratando de averiguar dónde estaban los engranajes y todo. Es una locura pensar en lo lejos que te sientas en ese coche, los hombros estaban saliendo del lado del monocasco, y la parte delantera es muy alta y se desliza hacia abajo. No ves mucho, pero fue muy agradable".

Además, el alemán comparó este coche con otros que ha conducido su padre y con los actuales: "Es probablemente, como la mayoría de la gente pensaría, es el más cercano al Benetton del 1994, muy poca cantidad de botones en el volante. Se siente como un kart. Tienes neumáticos, tienes un motor, tienes un chasis y eso es todo. Ya cuando conduje el Ferrari 2002 y 2004, ya sabes, la cantidad de cambios que puedes hacer en ese volante, el control de tracción y todas esas cosas, eso es muy diferente al coche del 91".