Audi ya calienta motores con su nuevo RS Q e-tron para el Dakar

Audi ha mostrado las primeras imágenes de su nuevo prototipo RS Q e-tron, el primer 4x2 híbrido de la marca alemana con el que Carlos Sainz luchará el Rallye Dakar 2022.

¡La electrificación del Rally Dakar ya está aquí! Hace años que Acciona ya hizo historia convirtiéndose en el primer equipo en completar el Rally Dakar con un vehículo 100% eléctrico, pero en 2022 llegará el paso definitivo. La marca Audi pretende no sólo completar la prueba más dura del mundo si no que aspira a los puestas de cabeza con el nuevo RS Q e-tron, que incorpora la tecnología híbrida del Grupo Volkswagen. Un modelo que se ha presentado esta mañana y que ya ha completado sus primeros kilómetros en Neuburg a principios de julio

Audi Sport ha aprovechado su experiencia en la competición para el desarrollo de este nuevo modelo, que equipa el motor TFSi de gasolina del DTM. Un propulsor que forma parte de un convertidor de energía que carga la batería de alto voltaje mientras se conduce. Dado que el motor de combustión funciona en el rango particularmente eficiente de entre 4.500 y 6.000 rpm, el consumo específico está muy por debajo de los 200 gramos por kWh.

La transmisión del Audi RS Q e-tron es eléctrica. Los ejes delantero y trasero están equipados con una unidad de motor-generador (MGU) del actual Audi e-tron FE07 Fórmula E que ha sido desarrollado por Audi Sport para la temporada 2021. Solo se tuvieron que hacer pequeñas modificaciones para usar el MGU en el Rally Dakar. Una tercera MGU, de idéntico diseño, forma parte del convertidor de energía y sirve para recargar la batería de alto voltaje mientras se conduce. Además, la energía se recupera durante la frenada. La batería pesa alrededor de 370 kilogramos y tiene una capacidad de alrededor de 50 kWh.

La potencia máxima del sistema del tren motriz eléctrico es de 500 kW. Los organizadores aún están definiendo cuánto de esto se puede utilizar durante el Rally Dakar. El tren motriz eléctrico ofrece muchas ventajas. Los motores eléctricos se pueden controlar de forma extremadamente precisa y, por lo tanto, pueden garantizar una buena capacidad de conducción. Además, se puede recuperar la energía de frenado.

El Audi RS Q e-tron solo necesita una marcha adelante. Los ejes delantero y trasero no están conectados mecánicamente, como también es común en los vehículos eléctricos. El software desarrollado por Audi se hace cargo de la distribución del par entre los ejes y, por lo tanto, crea un diferencial central virtual y libremente configurable, que tiene el efecto secundario positivo de poder ahorrar el peso y el espacio que habrían requerido los árboles de transmisión y un diferencial mecánico.