Carlos Sainz ve clave el cuidado de los neumáticos para este fin de semana en Austria

La F1 no para y este fin de semana vuelve a Austria de nuevo. Segunda carrera consecutiva en el circuito de Red Bull Ring, en la que los equipos van con lo mismo que al Gran Premio de Estiria. En él se vio a un Ferrari flojo en clasificación y con gran ritmo en carrera, cosa que aparentemente no cambiará mucho. Carlos Sainz se alegra por esta mejoría en el ritmo, pero incide en la importancia de calentar los neumáticos, ya que se usarán el C3, C4 y C5:

Carlos Sainz

"Fue sin duda una gran noticia para nosotros, porque tuvimos un cambio de rendimiento enorme en la carrera entre Francia y Austria. Hemos estado trabajando muy duro en eso. Pero creo que también está relacionado con las características de la pista. Sabemos que nuestra principal limitación en este momento es la parte delantera. Pero al mismo tiempo, el viernes centramos muchos de nuestros esfuerzos en intentar configurar el coche para ritmo de carrera y en tratar de aprender mucho sobre los neumáticos, haciendo tandas extremadamente largas con compuestos más blandos".

Las gomas fueron el tema recurrente al que preguntar a Carlos Sainz, ya que los medios de Estiria ahora serán los más duros. Se espera mucho desgaste y por eso la escudería italiana se va a centrar en el cuidado de sus compuestos: "Bueno, en este momento, cuanto más blandos los neumáticos, más expuestos estamos a los problemas de los delanteros que normalmente tenemos. Sabemos que tenemos ese problema en casi todos los circuitos, pero en algunos es más obvio que en otros, como en Paul Ricard o Portimao. Así que cuanto más blandos sean, mayor es el riesgo para nosotros de sufrir".

"Pero al mismo tiempo, vamos a hacer nuestra tarea el viernes para intentar aprender de los compuestos, también de esta nueva construcción de Pirelli, que además estará en Silverstone". Otro tema que siempre está en boca de todos es la metereología. Sobre ello, se preguntó a Carlos para saber si beneficiaría a los neumáticos: "Ojalá fuera solo la temperatura. Desgraciadamente luchamos con un análisis mucho más complejo que con la temperatura. Es demasiado complejo y demasiado difícil y probablemente también demasiado específico para que yo pueda comentarlo. Pero hay muchas cosas que estamos haciendo al coche y que a veces nos afecta más".

Las temperaturas más bajas normalmente suponen más graining delantero. En ese caso sería negativo para nosotros. Pero también las temperaturas más bajas, obviamente, significan más agarre en la parte trasera, lo que podría ayudar a que el equilibrio de nuestro monoplaza vaya por el camino correcto si no hay graning".