Red Bull desconfía de Mercedes

El pasado fin de semana, tras el Gran Premio de Estiria, el jefe de equipo de Mercedes, Toto Wolff, aseguró que la escudería germana había concluido ya el desarrollo de su actual W12 para centrarse en el monoplaza de la próxima temporada. Será entonces cuando entre en vigor la nueva normativa, aplazada un año por la pandemia, y por ello muchos equipos han adelantado sus planes para 2022.

Mercedes

"Es una decisión muy, muy complicada, porque estamos teniendo nuevas regulaciones no solo para el próximo año sino para los años venideros, un concepto de automóvil completamente diferente". Tienes que elegir el equilibrio correcto, y casi todo el mundo va a estar en el coche del año que viene. Algunos, como Red Bull, todavía pueden traer cosas", dijo Toto Wolff tras la primera de las carreras en Austria.

Unas palabras que llegan en mitad de la peor racha de Mercedes en los últimos años, después de no ganar en las últimas cuatro carreras y yendo por debajo en los campeonatos de pilotos y constructores. Sin embargo, desde el garaje del máximo competidor por el título no confían en que hayan decidido ya apostar todo al próximo año.

Red Bull no se fía

"Lo que hace Mercedes es en gran medida su negocio, así que solo estamos enfocados en nosotros mismos. Sabemos que a Toto le gusta poner los focos en el otro lado, así que no puedo creer que pasarán el resto de este año sin poner un solo componente en el coche", afirmó Christian Horner al hilo de las palabas de Wolff.

El jefe de equipo de la escudería energética apuesta por seguir concentrados en su propio trabajo, repartiendo esfuerzos entre la presente temporada y la siguiente. "Si eso significa que todos tenemos que trabajar un poco más duro que los otros equipos, estamos totalmente preparados para ello".

Una de las claves para el buen año de Red Bull, según Horner, es que comenzaron fuertes, lo que les ha hecho tomar impulso. "Por primera vez en mucho tiempo, salimos con un coche competitivo y logramos optimizarlo y afinarlo". Al mismo tiempo, habla de "ganancias marginales" las que se pueden conseguir actualmente, cuando el coche está "en la cima de la curva de desarrollo. Se trata de conseguir ese equilibrio entre las ganancias marginales de este año y los grandes pasos para el año que viene".

Advertencia de la FIA tras la carrera

La victoria en el Red Bull Ring, la cuarta en ocho carreras para Max Verstappen, le coloca con todavía más ventaja el frente de la tabla, con una diferencia de 18 puntos sobre Lewis Hamilton. El neerlandés, que sumaba así dos triunfos seguidos, decidió celebrarlo marcando el asfalto con sus neumáticos nada más pasar la línea de meta.

Michael Masi, director de carrera, se pronunció tras la misma sobre la acción de Verstappen. "No fue una situación ideal, por lo que hablé con el equipo inmediatamente y les dije en consecuencia que es algo que no se toleraría en el futuro".

Si bien el ganador de la carrera puede celebrarlo sobre la pista, en esta ocasión se pudo poner en peligro al resto de competidores. El artículo 43.3 del reglamento deportivo de la Fórmula 1 señala que las celebraciones deben hacerse en base a unos determinados límites. Así, toda celebración debe ser realizada de forma segura, sin poner el peligro a pilotos y comisarios, no debe poner en duda la legalidad del coche y no debe retrasar la ceremonia del podio.