Día tranquilo para Pirelli debido a la baja degradación

Tras una carrera un tanto compleja en Paul Ricard, donde la alta degradación propició variabilidad estratégica, en el circuito de Red Bull Ring la estrategia predominante fue la de una única parada. Carrera sin sobresaltos para Pirelli, después de dos carreras difíciles para el fabricante de neumáticos debido a los pinchazos (Bakú) y la alta degradación (Francia). El hecho de que la gran mayoría de la parrilla fuera a una única parada también incidió de forma notable en el espectáculo, con una carrera bastante más lineal que las dos últimas.

Sebastian Vettel

Dentro de la totalidad de pilotos que iniciaron el gran premio, solo Hamilton, Pérez, Leclerc y Latifi realizaron una estrategia a dos paradas, realizando la segunda de ellas por motivos ajenos a problemas con los neumáticos. En el caso de Hamilton buscaba la vuelta rápida de la carrera, Sergio Pérez provo una estrategia alternativa para dar caza a Bottas, y tanto Leclerc como Latifi se vieron obligados a parar en la primera vuelta, con lo que su estrategia quedó comprometida desde el inicio de carrera.

La estrategia ideal ha resultado ser la que han llevado a cabo los líderes de la carrera. Verstappen y los Mercedes han salido con el neumático medio, tras la Q2 de ayer, para cambiar al duro a mitad de carrera aproximadamente. Prueba de que era la estrategia más rápida es también la gran carrera de Carlos Sainz, que ha remontado desde la 12º posición hasta la sexta con la misma estrategia. No obstante, la diferencia con otras combinaciones esta vez ha sido mínima, ya que Lando Norris, Lance Stroll o Fernando Alonso han conseguido puntuar saliendo con el neumático más blando por exigencias del guion (clasificaron ayer con él en la Q2), y Kimi Raikkonen se ha quedado a las puertas de los puntos empezando con el neumático duro para pasar, a posteriori, al medio.

"El compuesto medio fue el mejor para comenzar la carrera, y por eso fue elegido por casi todos los pilotos fuera del top 10 de la parrilla. Todo esto se tradujo en una gran división de estrategias al principio y, como consecuencia, esa variación continuó a lo largo de la carrera, con cuatro estrategias diferentes utilizadas en los cinco primeros al final. Para el segundo período, la rueda dura fue la mejor opción. Una vez más, la lluvia prevista no se materializó y, en cambio, las condiciones fueron cálidas, con temperaturas de la pista de hasta 49 grados, lo que obviamente influyó en el comportamiento de los neumáticos".

"No obstante, vimos algunos períodos largos, con más de 40 vueltas en los compuestos medios y duros, así como mucha velocidad en el compuesto blando, lo que permitió a Hamilton dar la vuelta más rápida justo al final”, ha asegurado Mario Isola.