Nikita Mazepin: "Bakú es un desafío completamente diferente a Mónaco"

Una dura temporada hasta el momento ha tenido el equipo Haas, ya que el equipo estadounidense apostó por la juventud en su dupla de pilotos y aunque no se han obtenido buenos resultados, aunque al parecer ya van madurando tanto Mick Schumacher como Nikita Mazepin. Durante el pasado Gran Premio de Mónaco, se pudo observar una dura lucha entre ambos, dónde al fueron al límite en una curva de la cual el piloto alemán salió por delante. Aunque debido a algunos problemas con la presión del combustible, Mick Schumacher tuvo que cederle el puesto a Nikita Mazepin, y ambos terminaron en las últimas posiciones.

Mick Schumacher y Nikita Mazepin

En unas declaraciones a la web motorsport.com, Nikita Mazepin ha reconocido que durante la lucha que tuvieron en Montecarlo, decidió no apretar demasiado para no ser responsable de ocasionar un choque entre ambos. "Nuestra lucha estuvo muy apretada”, dijo Mazepin. “Fue una de esas curvas en las que es demasiado lento para la F1, tienes que apretar el embrague para no chocar contra un coche que va delante. Simplemente había un gran riesgo de dejar ambos coches fuera de carrera, simplemente no quería ir al garaje y ser responsable de eso. Así que quería correr limpio, y la carrera era larga”.

Por otro lado, Mazepin también menciono que Mick Schumacher supo pilotar cuando tuvo el problema en su coche, aunque el piloto ruso ha reconocido que Montecarlo no ha sido una carrera fácil para ellos debido a la complicación de hacer trabajar los neumáticos. “No hubo confusión. Creo que tenemos una buena relación en el equipo, y deberíamos mantenerlo así. La carrera pasó por diferentes fases, diría yo. Se sintió muy desafiante, el coche en el circuito urbano es difícil de conducir. Y obviamente, con esta pista siendo tan difícil de adelantar, todo el mundo se queda fuera hasta que no quedan neumáticos en el coche. Y, ya sabes, este coche sin neumáticos es una combinación muy triste, diría yo".

“Pero estoy contento conmigo mismo, iba a empezar este fin de semana y esperaba que fuera un reto porque, obviamente, cuando tienes un equilibrio difícil para pilotar en una pista como Barcelona, ​​entrar en Mónaco es un desastre. Pero estoy muy contento de lo que hemos hecho como equipo. Estoy muy contento por mí y creo que este fin de semana ha demostrado que me entienden, y esa es, en definitiva, la ruta del éxito hacia 2022". Para acabar, Nikita espera tener un coche más fuerte en Bakú.

“Bueno, es un desafío completamente diferente. Creo que podríamos tener una oportunidad allí, porque el motor es mejor este año. Va a ser mi segunda vez, como en Mónaco, y estoy deseando que llegue”.