Senegal se prepara para la acogida de una nueva cita de la Extreme E

La Extreme E, la nueva e innovadora categoría de coches eléctricos de off-road, disputará la segunda ronda de su historia en un circuito ubicado en el Lago Rosa de Dakar, en Senegal. Un lugar emblemático del motor y las competencias de off-road, Dakar, recibe este fin de semana el X-Prix del Océano, segunda cita de la Extreme E tras el estreno que tuvo el campeonato a principios de abril en Arabia Saudí. El pasado viernes se llevó a cabo el shakedown, un momento en el cual los equipos y pilotos han podido acelerar y probar sus respectivos coches en la pista de 6.3 kilómetros ubicada justo a orillas del Océano Atlántico.

Extreme E

Mattias Ekstrom fue el más rápido y aventajó por apenas un segundo y una décima a Sébastien Loeb. De todos modos, el mejor tiempo combinado fue para el equipo Andretti. Detrás se ubicó Rosberg X Racing, ganador en Al-Ula con Molly Taylor y Johan Kristoffersson, y mientras que Loeb y Gutiérrez colocaron al X44 en la tercera posición. Para el equipo ABT Cupra XE no fue un día tranquilo pese al buen trabajo de Ekstrom, ya que se conoció que Claudia Hürtgen, compañera del piloto sueco, no podrá ser parte del evento este fin de semana por sufrir un virus estomacal.

Su lugar será ocupado por Jutta Kleinschmidt, que se desempeña como piloto de reserva de la Extreme E. Kleinschmidt tendrá su estreno en el campeonato justamente en un lugar donde guarda grandes recuerdos, ya que en 2001 se convirtió en la primera y hasta ahora única mujer ganadora de un Dakar. Laia Sanz, quien comparte el equipo Acciona Sainz XE Team, comentó en la previa del X-Prix del Océano lo siguiente: “La verdad es que la pista es bastante diferente a Al-Ula, por suerte no creo que haya polvo, eso es un punto muy bueno”.

“Es más lenta, con mucho más baches, más técnica. De momento en el shakedown hemos podido probar un poco como va todo, los tiempos al final tampoco son una referencia, así que hay que esperar mañana a ver qué tal la clasificación”. Su compañero de equipo, Carlos Sainz, experimentó un problema en el shakedown, donde el equipo marcó el quinto mejor tiempo. “Se me quedó el acelerador atascado por un problema mecánico, de una bieleta, y la verdad es que no fue muy agradable, pero al final pude acabar el recorrido”, contó el experimentado piloto español.