Carlos Sainz: "Mónaco es diferente, es un Gran Premio único"

Carlos Sainz habló con Onda Cero sobre su adaptación en Ferrari, lo que le espera para esta temporada y el GP de Mónaco. El Gran Premio de Mónaco es uno de los más esperados de la temporada, tanto los fans como los pilotos están muy emocionados, un de ellos ha sido Carlos Sainz quien tiene mucha ilusión: "Mónaco es diferente, es un Gran Premio único. El coche también es diferente, llevamos una dirección distinta, es una carrera muy especial, es un circuito muy diferente pero creo que hay otros como Bakú que es más complicado".

Carlos Sainz

Por otro lado, Sainz añade que es un circuito que tiene de todo y que ahí fue su primera victoria con los karts junto con la broma sobre la diferencia del juego de la Playstation con la vida real: "Mónaco tiene de todo. En la horquilla vamos a 60 pero luego en el túnel nos ponemos en 290. En la zona de la piscina entre muros vamos a 220. Mi primera carrera ahí fue en karts en 2008 y pude ganar con el número 5 que es mi favorito. La sensación de pasar con un Fórmula1 en Mónaco impacta".

"La play está bien para divertirse pero en la vida real es otro rollo. Miras las llantas después de una vuelta de clasificación y van todas marcadas de rozar el muro. Para ir rápido tienes que tener la confianza para ir afeitando los muros". Por otro lado, el español habló sobre su proceso de adaptación con su nuevo equipo, junto con su punto de vista sobre lo especial que es este Gran Premio: "El viernes en Mónaco es un día raro, es aburrido. Nos meten eventos de todo tipo. A ver si me escuchan en Ferrari y el viernes estamos con los ingenieros viendo el coche".

"Estoy muy contento, me he integrado muy rápido en el equipo. Estamos trabajando muy duro incluso para el año que viene. Las cuatro primeras carreras han ido bien, no estoy en el nivel que quiero estar pero me estoy acercando". La entrevista ha seguido con la confesión de Sainz sobre el hecho de que el podio puede llegar en cualquier momento y en cualquier carrera mientras que está feliz de la pasión de los fans de Montecarlo, siendo muy parecidos a los españoles: "Creo que el pódium puede caer en cualquier carrera movida. Incluido Mónaco. La mentalidad es ir a las carreras pensando que las puedo ganar".

"Los italianos tienen una pasión con Ferrari que es comparable a lo que sentimos aquí cuando España juega un Mundial. Representas a un país y eso es una sensación difícil de describir y creo que me queda mucho por vivir como piloto de Ferrari". Finalmente le preguntaron por su padre a lo que él respondió que le encantaría que su padre se subiera a un monoplaza de la F1. "Uno de mis sueños sería dejar a mi padre que probara mi coche de Fórmula 1. Y darle una serie de trucos, consejos para que se adapte y ver cómo al final del día había mejorado, pienso mucho en ello".