Los tres requisitos de la Fórmula 1 para renovar el Gran Premio de España

Los responsables del Circuit de Barcelona-Catalunya siguen trabajando para volver a acoger la Fórmula 1 la temporada que viene. El sábado del Gran Premio de Barcelona, Stefano Domenicali tuvo una reunión con ellos y les traslado las tres exigencias que la Fórmula 1 pone para volver el año que viene: mejorar las instalaciones, una mayor implicación de la ciudad de Barcelona y mantener un canon similar al actual.

Según informa La Vanguardia, Domenicali exigió al circuito que remodele sin retraso las infraestructuras del mismo para tener un circuito del siglo XXI. Desde 1991, año de su inauguración, en Montmeló solo han entrado obreros para modificar la pista. El objetivo de Liberty Media es que el circuito renueve sus instalaciones y ponga una red de comunicaciones 5G para estar preparados para todos los eventos que rodean a un Gran Premio de Fórmula 1.

Entre 70 y 80 millones, informa La Vanguardia, constarían las obras en el circuito. "La F1 es consciente de que en uno o dos años no se puede asumir el conjunto, pero se podría acometer con una renovación a 5 años o más para amortizar la inversión", han dicho desde el consejo de administración del circuito. No obstante, el mismo circuito reconoce que estas obras son necesarias.

El segundo requisito que la Fórmula 1 ha impuesto es que la ciudad de Barcelona se implique más con la carrera, para que la visita al Gran Premio sea más atractiva. Para la Fórmula 1, que la carrera sea en Barcelona es uno de los principales atractivos de la cita, pero han comprobado como cada año que pasa la ciudad es más ajena al evento.

Este sería uno de los objetivos más complicados de lograr, ya que el Ayuntamiento de Barcelona, liderado por Ada Colau, se ha mostrado contrario varias veces al evento. De hecho, desde que entró la alcaldesa actual, la aportación de la ciudad ha pasado de cuatro millones de euros a 500.000 €. Colau no estuvo, por ejemplo, en la presentación de la carrera este año.

Por último, en el aspecto económica, la Fórmula 1 no quiere subir el canon al circuito, pero tampoco bajarlo. Seguiría en el valor actual, de unos 22 millones, y estarían dispuestos a firmar un contrato largo con el circuito español.

El principal escollo del circuito es, una vez más, la política. Perteneciente a una comunidad autónoma todavía sin gobierno, el circuito va a necesitar más dinero del que aporta Cataluña y sus otros dos socios, el RACC y el Ayuntamiento de Montmeló. También necesitará financiación del estado español y de empresas privadas, si quiere seguir en la Fórmula 1.

Por la banda calienta Jerez, circuito que goza del agrado de Liberty Media, pero que necesita una obras mayores que el circuito catalán. No obstante, la Fórmula 1 tiene la opción andaluza como la mejor colocada si el Circuit no es capaz de cumplir los requisitos que le exige.