Romain Grosjean habla sobre sus quemaduras: "Tengo que aplicarme crema cada media hora"

Meses después, los aficionados a la F1 lo recordamos como uno de los momentos más tensos que se han vivido en los últimos años. Hablamos del brutal accidente que sufrió Romain Grosjean en la primera vuelta del GP de Baréin. Aún con el susto en el cuerpo y con una experiencia que jamás olvidará, el francés relata en una entrevista a la BBC como han sido los meses posteriores al accidente, de su recuperación física y mental, y de como fueron esos momentos de incertidumbre dentro del coche mientras atrapado en una bola de fuego.

Romain Grosjean

"Pensé en mis hijos, no me los imaginaba creciendo sin padre. Eso fue lo que me dio el impulso extra para saltar del coche. Intenté escapar, pero estaba atrapado. Pensé que ese era el final. Pero pensé en mis tres hijos. Eso me dio esa potencia para salir. Era muy consciente de que me quemaban las manos y sabía que era salir o morir pero logré salir y desde entonces estoy muy feliz hoy", comentaba Grosjean. En cuanto a la recuperación que ha tenido que atravesar durante estos últimos cinco meses y las secuelas que el accidente provocaron en su cuerpo, el francés dijo lo siguiente:

"Trabajé muy rápido después del accidente con mi psicólogo y cuando me volví a subir a un coche de carreras me sentí normal, me sentí como en casa. La mano izquierda aún está roja. No es preciosa, ni es cómodo, y tengo que ponerme crema cada media hora y seguir un tratamiento. Pero lo más importante es que puedo jugar con mis hijos, acariciarlos, y que puedo pilotar un coche de carreras". Ahora, Grosjean ya ha recuperado casi la normalidad en su vida, ya ha debutado en las IndyCar y hace apenas unos días, el equipo Mercedes ha anunciado que Romain tendrá la oportunidad de despedirse de la F1 con una exhibición el día 27 de junio, durante el fin de semana del GP de Francia.

También rodará con el Mercedes W10 en un test privado organizado por los germanos. La historia viene de atrás, cuando el francés se estaba recuperando del accidente en el hospital y Toto Wolff, jefe de equipo de Mercedes, le prometió que se volvería a subir a un monoplaza para despedirse de la F1 como merecía Romain. Y por fin la promesa se hará realidad. Romain visitó la fábrica que el equipo tiene en Brackley (Reino Unido) el pasado 30 de marzo para probar el asiento del coche con el que rodará en el circuito de Paul Ricard.