Historia del Circuit de Barcelona-Catalunya: de Senna y Mansell a Hamilton y Verstappen

Este año, el Circuit de Barcelona-Catalunya celebra su trigésimo aniversario y su trigésimo primer Gran Premio de España de Fórmula 1. Es 1986. Solo unos pocos años atrás, el gobierno español había realizado una de las mayores inversiones en su historia. Desde que la FIFA confirmara a España como sede del Mundial de Fútbol de 1982, el país había realizado una enorme serie de reformas en sus infraestructuras clave, pero también una recapitalización del deporte nacional. Sin embargo, estos gastos en infraestructuras del deporte no acabarían con el Mundial de Fútbol: los JJOO de Barcelona estaban a la vuelta de la esquina.

Max Verstappen es uno de los dos pilotos que se ha estrenado como ganador en el Circuit de Catalunya.

En este marco de grandes inversiones en instalaciones deportivas, el Parlament de Catalunya pasaba una proposición no de ley por unanimidad: era la hora de que Cataluña contase con un nuevo circuito de velocidad. La región había sido una histórica y pionera en el mundo del motor en España. SEAT, Bultaco, Montesa, Hispano-Suiza… muchas de las principales marcas de vehículos españolas tenían sus orígenes en la zona. Pero las carreras en España también tenían una gran importancia en Cataluña: Pedralbes, Montjuïc o Sitges-Terramar habían sido sedes del Gran Premio de España en el pasado.

Tres años más tarde de la aprobación de la proposición no de ley, se formaba el Consorcio del Circuito de Cataluña, formado por la Generalitat, el Ayuntamiento de Montmeló y el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC). El 24 de febrero de 1989, se puso la primera piedra de lo que sería el Circuit de Catalunya. En 1991, Luis Pérez-Sala ganaría la primera carrera de la historia del Circuit de Catalunya, del incipiente Campeonato de España de Turismos.

Solo unas semanas más tarde, el Circuit de Catalunya se ponía sus mejores galas: era la hora del Gran Premio inaugural, su primera edición del Gran Premio de España. Una edición en la que, literalmente, saltaron chispas: la imagen de Mansell y Senna, lado a lado en la recta principal, ya se ha quedado clavada en la pupila de los aficionados de la Fórmula 1. El Circuit había llegado y para quedarse.

El Circuit, originalmente, contaba con una chicane entre la Campsa y La Caixa, llamada Nissan.

Un año más tarde, uno de los posibles causantes de la existencia del Circuit de Catalunya se pasó por la pista. Es probable que, sin los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, el trazado barcelonés nunca hubiera existido. Quién sabe si como homenaje o por simple coincidencia, el Circuit fue lugar de salida y de meta de la contrarreloj por equipos de Barcelona 92.  

La primera remodelación del Circuit de Catalunya no tardaría en llegar. Después de los fatídicos sucesos del Gran Premio de San Marino de 1994, se instaló una chicane con muros de neumáticos antes de la chicane de Nissan, pero eso solo fue una solución provisional. En 1995, se estrenó la variante del Circuit de Catalunya más reconocible: la que aún a día de hoy es su imagen.

Barrichello, en su primer año con Ferrari, logró uno de los mejores adelantamientos en la historia del Circuit de Catalunya

En esta versión se dio una de las carreras más memorables de la historia del Circuit de Catalunya. Michael Schumacher, en su primer año en Ferrari, había empezado el Mundial con tres podios y los mismos abandonos. Sin embargo, bajo un auténtico aguacero, el alemán fue capaz de dominar con puño de hierro el Gran Premio de España de 1996.

El Circuit de Catalunya, sin embargo, tuvo que seguir remodelando el circuito. La escapatoria de la curva 10, conocida como La Caixa, pronto se quedó pequeña para las velocidades que estaban consiguiendo los monoplazas. Por eso, y quizás en un intento de lograr un nuevo punto de adelantamiento, se cambió la larga curva de izquierdas original por un doble codo de aproximadamente noventa grados. En el Gran Premio de España de 2004, se estrenó esta variante. En esta misma, Alonso consiguió su primer triunfo en casa en el año 2006, temporada de su bicampeonato.

Uno de los problemas que más críticas ha recibido el Circuit de Catalunya es sus problemas a la hora de adelantar. Las altísimas velocidades que se alcanzan en la última curva, precedida ya de por sí por otra curva muy rápida, elevaban demasiado las dificultades para adelantar. De esta manera, en 2007, se introdujo la Chicane del RACC, mientras que se reducía la velocidad de la penúltima curva de forma drástica.

Es en esta variante donde Fernando Alonso logró su última victoria. En un caluroso día de mayo en el Circuit de Catalunya, el asturiano pasó del quinto al tercero en el primer giro. Tras las paradas, Alonso comandó la carrera hasta el final, para cerrar así su último triunfo en la Fórmula 1.

Alonso calificó su vuelta de clasificación de 2017 como "una de las mejores de su carrera".
La nueva remodelación

De cara a este año 2021, y buscando aumentar la seguridad en las motos, el Circuit de Catalunya ha vuelto a cambiar La Caixa. La nueva trazada, a medio camino entre la versión original de la curva y la que hemos visto en los últimos años, también estará presente en la Fórmula 1. La categoría reina del automovilismo la estrenará este fin de semana, con dos españoles en pista por primera vez en pista desde el año 2018.

La nueva versión de La Caixa está a medio camino entre la versión más clásica y la que tuvimos hasta 2020

Este año, una vez más, la actividad del Circuit de Catalunya será a puerta cerrada. Con las dudas que hay sobre la continuidad del circuito en la Fórmula 1, quizás estemos ante la última ocasión en que la categoría reina se pase por Montmeló. Sin embargo, nadie podrá quitarle al Circuit la importancia que ha tenido durante 30 años de Fórmula 1.