EN AIRE SUCIO | Conclusiones del Gran Premio de Portugal

Después de dos carreras vibrantes, tocaba ya una carrera más calmada que nos permitiera analizar bien dónde está cada uno. El Gran Premio de Portugal solo ha sido la tercera carrera de la temporada y no deja de ser un circuito con características especiales, sobre todo ese viento que ha complicado tanto la vida de los pilotos durante el fin de semana, pero algunas conclusiones podemos sacar sobre una carrera que ganó el de siempre: Lewis Hamilton.

Y quizás la primera conclusión que podemos ir sacando ya este relacionada con el inglés. Parece que la presión no le afecta, como aventuramos algunos, entre los que he de decir que me incluyo. Es más, parece que le pone tener un rival, por fin, a su altura. Los años sin rival no lo han dejado desentrenado en el cuerpo al cuerpo, le han insuflado autoestima para parar un tren y está cometiendo muy pocos rivales o, por lo menos, menos que su rival más directo.

Lewis Hamilton

Con la autoestima alta también se van unos cuantos de Portugal, entre ellos la gente de Alpine. Las mejoras que llegaron en Imola parecieron no funcionar, pero ellos ya advirtieron que simplemente era cuestión de adaptarlas al coche y que estaban contentos. Y así ha sido. En Portimão han sido el quinto coche de la parrilla y han podido meter a sus dos pilotos en los puntos. Eso sí, queda por ver si este Alpine correrá tanto en Barcelona, circuito por antonomasia que pone a cada uno en su sitio.

Fernando Alonso ha resucitado en Portimão y ya parece un reflejo de lo que era. Su mal sábado ha sido duramente criticado por algunas voces que parece que necesitan reforzar su credibilidad en la crítica a un español, para hacer ver que ellos son muy objetivos. Y lo cierto es que Alonso tiene poca culpa de su caída en Q2 el sábado pasado, puesto que fue Alpine quién le mandó a hacer la vuelta rápida con tan solo una vuelta de calentamiento, cuando el resto estaba necesitando dos para meter el neumático en funcionamiento.

Esta crítica a lo español también se ha visto en Carlos Sainz. El madrileño acabó fuera de los puntos y eso ya es suficiente para que algunos empiecen con la retahíla de que su carrera fue mala y que debe mejorar si quiere estar a la altura de Charles Leclerc. Pues fue el mismo Leclerc el que explicó lo que le pasó a Carlos al final de la carrera: el neumático medio no funcionó en el Ferrari y la Scuderia, tras verlo en el coche del monegasco, volvió a ponerlo en el coche del español con idéntico resultado. Parece complicado valorar la carrera de un piloto cuando no ha podido luchar en toda una segunda mitad de carrera.

Todavía 20 carreras, pero empezamos a vislumbrar ya cómo irá el Mundial. Y encima, este fin de semana nos vamos a Barcelona, una pista que siempre sirve a los ingenieros para establecer las jerarquías de los coches. Por primera vez en mucho tiempo, este año visitaremos España con mucho recorrido encima y quizás lo que hayamos visto hasta ahora no sea real.

Suscríbase a
Notificarle
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios