El Gran Premio de Miami podría eliminar del calendario al GP de España en 2022

Hace unos días se anunció oficialmente el Gran Premio de Miami. Después de años de disputas, por fin podrá llevarse a cabo en 2022 si no hay más contratiempos. El problema que existe es que para que entre Miami alguien tiene que salir, ya que la propia Fórmula 1 quieren mantener 23 carreras en 2022, las mismas que hay esta temporada. Y todo apunta a que el Gran Premio de España es el indicado para salir como 1ª opción para el próximo año. Cabe recordar que Miami y la Fórmula 1han firmado una extensión de diez años, algo inusual en los contratos con los circuitos, ya que normalmente son de cuatro años como máximo.

Gran Premio de España

La batalla de Miami para entrar en la Fórmula 1 empezó en 2016, cuando se quiso organizar una carrera alrededor del estadio de los Dolphins. Los vecinos del entorno se pusieron en torno en contra y organizaron manifestaciones, por lo que se tuvo que frenar la creación del Gran Premio pero finalmente, tras cinco años, han llegado a un acuerdo económico. El circuito de Miami será el undécimo en Estados Unidos en acoger una carrera de Fórmula 1, y podría coincidir en el calendario con Austin ya que, la intención de Liberty Media es renovar con Austin. El problema es que no se puede ampliar indefinidamente el calendario.

Hasta el momento existen 23 carreras, y con Miami alguien tiene que salir. Todos los dedos señalan a Barcelona, ya que es la única carrera que termina contrato al final de 2021. En los últimos meses el Gran Premio de España ha estado apunto de dejar Barcelona, pero se han alcanzado acuerdos de prórroga que han seguido permitiendo disfrutar de la Fórmula 1 en España. Además, la Fórmula 1 ya tiene más planes en mente para el futuro como tener otra carrera en China y volver a África. Todo esto arrincona cada vez más a la carreras europeas.

Todo esto lleva a que la Fórmula 1 esté pensando en comenzar a rotar algunos de sus Grandes Premios. Así, España podría volver al calendario una vez cada dos años, como otros circuitos europeos que estén en una posición económica débil.